Skip to main content
pomodoro

Gestiona mejor tu tiempo con la Técnica del Pomodoro

Aumentar tu productividad puede ser muy fácil si encuentras una técnica de trabajo adecuada, en el 2020 muchas personas se encuentran trabajando y estudiando desde casa, donde requieres de mucha disciplina para dedicar tiempo a tus tareas sin dejar atrás la cantidad de distractores que hay en casa.

 

La Técnica del Pomodoro puede ayudarte a gestionar tu tiempo mejor y aumentar tu productividad de una manera fácil y sencilla. Esta técnica se caracteriza por la habilidad de escoger una sola tarea y dedicarle 25 minutos de tu concentración total y tomar un pequeño descanso al terminar, los siguientes son los pasos para seguir para ejecutarla continuamente:

 

1. Escoge una tarea (un pomodoro).                                                                                                                

2. Fija tu reloj en 25 minutos.

3. Trabaja concentradamente hasta que suene tu alarma.

4. Marca tu tarea como finalizada.

5. Toma un descanso de 5 minutos.

6. Repite nuevamente hasta alcanzar 4 tareas (pomodoros).

*Después de 4 pomodoros asegúrate de prolongar tu descanso de 15-20 minutos.

 

Es importante la utilización de un reloj o cronómetro que se detenga y emita un sonido, de esta manera se logra un compromiso físico con el mismo de iniciar y culminar la tarea.

 

Esta técnica fue inventada por Frances Cirilo en la década de 1980, busca optimizar tu tiempo y eficiencia a través de bloques de 25 minutos de concentración continua.

 

La Técnica del Pomodoro tiene una gran capacidad para intensificar y estructurar tu trabajo y tiempo evitando interrupciones, hace que tu tiempo sea más provechoso y valioso. El hecho de tomar descansos se puede ver como pequeñas recompensar al terminar cada tarea y convertirse en un motivador.

 

Esta técnica es utilizada por millones de personas alrededor del mundo: escritores, programadores, creativos, estudiantes, etc. pero ponerla en práctica no es fácil, ya que requiere de implementar nuevos hábitos a los que no estás acostumbrado.

 

La autodisciplina será tu mejor aliado en el proceso de adaptación, puedes modificar la técnica a tus tiempos y ajustarla a tus necesidades, pero no olvides ¡siempre enfocarla a tu productividad!