Egresado

egresado

Abelardo de la Torre Domínguez

Director de Relaciones Institucionales de la Dirección General de Infraestructura y desarrollo de Banorte

Titulación en 2010

EL VÍNCULO ENTRE GOBIERNO Y SECTOR PRIVADO QUE LOGRA LA EDIFICACIÓN DE IMPORTANTES OBRAS DE INFRAESTRUCTURA BÁSICA PARA EL PAÍS.

Abelardo de la Torre Domínguez

¿Qué significa para ti ser egresado de la Anáhuac?

Me siento sumamente orgulloso de ser egresado de la Anáhuac y poder imprimir ese sello distintivo en mis actividades profesionales. La universidad aportó tres pilares básicos en mi vida: la responsabilidad social, la centralidad de la persona y la constante búsqueda de la trascendencia.

En la Anáhuac Puebla tuve la oportunidad de ser Presidente de la Asociación de Alumnos y de formar parte de la primera generación del Programa de Excelencia Vértice.

¿Qué enseñanza te dejó la universidad?

La Anáhuac me dio las plataformas para incorporarme en el mercado laboral y trascender. Aprendí que tanto en el ámbito personal, como en el profesional, hay que ir trabajando día con día por lo que se quiere conseguir. Aún ahora estoy consciente de que debo seguir trabajando por mis objetivos futuros.

“En la Anáhuac conocí a mis mejores amigos. Hacer un grupo de amigos que es muy afín a ti, a tus valores, a tu forma de ser y de ver la vida, siempre es una motivación constante”.

¿Cómo combinas tu vida personal con tu vida profesional?

Tengo muy claro que el tema personal y familiar tiene que ser prioridad en la vida. Siempre hay forma de llevar ambas cosas de buena manera. Tengo la fortuna de vivir muy cerca de mi oficina, intento comer en casa la mayoría de los días.

¿Cuál es el objetivo que tienes como profesionista?

Poder seguir aportando desde mi ámbito dentro de Grupo Financiero Banorte. Lo que hacemos, en la dirección general a la que pertenezco, es el financiamiento de proyectos de infraestructura en el país. Espero seguirme consolidando en esta área y crecer dentro del grupo. Para mí, es muy enriquecedor pertenecer a un grupo financiero mexicano, tan importante, como es Banorte.

¿Cómo logras que tu equipo de trabajo esté alineado para cumplir los objetivos?

Teniendo cercanía y apertura con ellos, saber colaborar en equipo, tener presente que hacer las cosas sólo es muy complicado y que la suma de los conocimientos y las experiencias de todos los que forman parte del equipo es lo que eventualmente permite conseguir los objetivos o no.

¿A qué retos te enfrentas en tu vida profesional?

Parte de mi trabajo es la relación con el sector público y el gran reto y objetivo que tenemos en Banorte es convertirnos en los aliados del futuro de México. Contribuir a que las administraciones públicas puedan llevar a cabo los principales proyectos en beneficio de los ciudadanos.

Háblanos de algún logro importante en tu carrera profesional.

Más que un logro, es muy satisfactorio saber que, a través del trabajo que hacemos quienes formamos parte de esta dirección en Banorte, se implementan y se llevan a cabo proyectos de infraestructura básica, como carreteras, escuelas u hospitales. Con lo que hacemos desde el sector privado, se puede tener un impacto en el ámbito social de millones de ciudadanos.

¿Cómo eligen estos proyectos?

Las unidades de negocio definen qué proyectos, con base en el riesgo y en los montos que nosotros podemos financiar, son viables para el grupo. Una vez que esto está definido, principalmente son proyectos que atienden necesidades básicas sociales en los estados y municipios.

¿Qué tipo de infraestructura crees que le haga falta al país para avanzar?

Debemos seguir impulsando las obras de infraestructura social, que atienden necesidades básicas de los ciudadanos. También debemos entender que, muchas veces, los beneficios de estos nuevos proyectos se ven en el mediano o largo plazo, o son obras que tardan bastante tiempo en su construcción.

¿Hacen también recomendaciones sobre las obras que podrían funcionar?

Banorte se ha convertido en un grupo financiero especialista en el tema de financiamiento de proyectos de infraestructura, y más allá de sólo aportar el financiamiento, se ha convertido también en un asesor y en un aliado de los estados y México como país, para encontrar la viabilidad y la forma de realizar los proyectos.