Egresado

egresado

Miguel Ángel Bortoni Rhodes: el abogado en una empresa global

Consejero general y secretario miembro del Consejo Directivo para las empresas de Latinoamérica del Grupo Sonepar. Licenciatura en Derecho

Titulación en 2004

Miguel Ángel Bartoni

Trayectoria

Inició su vida laboral en 2003 como colaborador en el Juzgado Tercero de lo Familiar del Poder Judicial, en Altamira, Tamaulipas. Más tarde fue Oficial Judicial de Audiencias en el Juzgado Especializado en Justicia para Adolescentes, project manager y asesor laboral de Fujikasui LTD, asesor y después coordinador jurídico de Grupo Tampico, subgerente jurídico y gerente nacional jurídico de Vallen Proveedora, gerente jurídico y oficial de cumplimiento, suplente del secretario del Consejo Directivo para México, Centroamérica, el Caribe y Colombia del Grupo Sonepar. Actualmente, es consejero general y secretario miembro del Consejo Directivo para las empresas de Latinoamérica del Grupo Sonepar y asesor asociado en dos despachos jurídicos en la Ciudad de México y Querétaro.

¿Qué es Sonepar y cuál es tu función dentro del grupo?
Sonepar es un grupo privado con más de 240 empresas de su propiedad en el mundo y más de 43,000 empleados. Dentro de sus giros de negocio, son líderes mundiales en la distribución de material eléctrico. Algunas de mis actividades en el trabajo diario son controlar y asegurar el gobierno corporativo para todas las empresas de la región, garantizar el cumplimiento de las leyes locales y con alcance extraterritorial, gestionar con los responsables legales de cada empresa, elaborar contratos intercompañías, controlar marcas y propiedad industrial, gestionar litigios con personal interno y externo, convocar a juntas de asamblea de accionistas y de consejo directivo, dirigir la agenda y ejecutar las minutas, elaborar y revisar contratos con proveedores y clientes internacionales, entre otras actividades.

¿Qué disfrutas más de tu trabajo?
La oportunidad de conocer empresas en una gran variedad de países y continentes, con estilos y culturas de negocio diferentes, con marcos legales diversos, pero criterios de regulación internacional y extraterritorial en común.

¿Cuáles son tus retos como abogado al pertenecer a una empresa global?
Formo parte del Comité SILCC (Sonepar International Legal & Compliance Committee), lo cual ha sido una herramienta invaluable para adquirir mayor conocimiento, tomar buenas prácticas y casos de estudio, a fin de enriquecer la participación en nuestra área de responsabilidad.

Sin lugar a duda, el campo de trabajo del abogado corporativo lleva una tendencia a ser una profesión sin fronteras. Hay casos en Estados Unidos de abogados de Latinoamérica que no tienen formación académica en esos países, pero que sus bases de cultura legal corporativa los han llevado a ocupar importantes posiciones, algo que hace algunos años era difícil de imaginar.

El mundo de los negocios se contrae en marcos de regulación hacia la transparencia, negocios éticos, prácticas antisoborno y corrupción, origen de fondos, entre otros, que emanan de tratados internacionales para que los países miembros implementen leyes nacionales de estas características. En ese sentido, es notoria la tendencia del cambio en la profesión del abogado de empresa, una transformación para la cual hay que prepararse mucho más allá de lo aprendido en el aula.

¿Cómo es tu vida fuera del trabajo?
Los valores más importantes en mi vida los obtuve de mi educación familiar. La igualdad, la ética y la transparencia son pilares que han marcado mi vida profesional. Sin duda, el elemento más importante es el compromiso con uno mismo. La velocidad con la que cambian las cosas requiere de actualización constante. El compromiso de leer y estar actualizado es un elemento clave para permanecer vigente en un entorno laboral sumamente competitivo. Aun ante las grandes demandas del trabajo, es importante atenderse a uno mismo y a su entorno familiar y privado, encontrar tiempo de ejercitarse, incluso de darse la oportunidad para disfrutar pasatiempos.

¿Participas en trabajos comunitarios?
Creo que la participación y el apoyo a la sociedad son necesarios, pero sin ningún tipo de publicidad. Por mi parte, he contribuido de manera positiva con mi sociedad y con otras con las que me relaciono, lo cual me ha dejado una satisfacción personal invaluable. Enlistar estas participaciones sería incongruente con mi forma de ver las cosas, pero cambiar la vida, el momento de alguien, una familia, un amigo o persona necesitada es algo que debemos sentirnos comprometidos a realizar.

¿Qué te dejó haber estudiado en el Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas?
Fue una gran oportunidad, pues me permitió conocer personas brillantes, tanto compañeros estudiantes como profesores. Me hizo entender que existe la mejora continua y que esta es la que abre las puertas a excelentes oportunidades. Me obligó a retarme a mí mismo, a tomar desafíos para alcanzar nuevos peldaños, a estar siempre listo y en el momento, a no ser conformista y a dar lo mejor.