1845 -1846 Notas para la historia de Tampico en la guerra con EU, 2 ª. Parte

Emilio Lamadrid Sánchez*

2 ª. Parte - La historia de esos días

Enero de 1845
La política expansionista de Estados Unidos

La guerra sería parte de la política expansionista de Estados Unidos iniciada desde la independencia de las trece colonias originales. El despojo territorial a México fue una operación encubierta, planeada y ejecutada muchos años antes. Estados Unidos comenzó por dar gente, armas y dinero a la rebelión de los tejanos; reconoció su independencia y a la larga, la admitió cómo Estado y acabó por ampliar las fronteras de Tejas, a expensas de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, tomando la nueva frontera como pretexto para declarar la guerra. Si no hubiera sido así, si el gobierno de los Estados Unidos, una vez anexada Tejas, se hubiera limitado a defenderla, pero México no estaba en capacidad de quitársela.
¡Si no había podido recuperala en 10 años!.
Pero el gobierno de Polk quería más, por lo que era preciso provocar una reacción para iniciar así la guerra. Obtenida la victoria, ocupado México por las tropas norteamericanas y en vísperas de las negociaciones de paz, el presidente Polk informaría en diciembre de 1847, sus verdaderas motivaciones.
Bien sabido es qué la única indemnización posible de parte de México a las justas y largo tiempo desatendidas reclamaciones de nuestros ciudadanos, y su único medio de rembolsarnos de los gastos de la guerra, consisten en la cesión de una parte de su territorio a los Estados-Unidos. México carece de dinero para pagar y de cualesquiera otros medíos de efectuar la indemnización exigida.

En el periódico Richmond Whig and Advertiser del 7 de enero de 1845, leemos: Palabra clave: Rebelión en México contra Santa Ana
El buque Eugenia, su capitán Biscoe, arribó ayer a este puerto desde Vera Cruz de donde zarpó el 12 de diciembre, El Capitán B. Mos informó que los pueblos principales y, de hecho, todo el país, se han declarado contra Santa Ana, quien, con una pequeña fuerza se encontraba en Yucrefaro (sic). La revolución pasó muy tranquilamente, sin derramamiento de sangre: las anteriores revoluciones en las que se enfrentaron unos sectores del ejército contra otros, resultaron en gran pérdida de vidas, pero este movimiento al provenir tanto del pueblo como de las milicias, se transforma en algo generalizado, por lo que pierde su carácter sanguinario– Santa Anna tiene muy pocas posibilidades de controlar esta rebelión, y es cuestión de conjeturas si intentará huir o se entregará. Lo más probable es que procure ganarse al General enemigo por medio de mordidas u otros medio igual de corruptos, pero se piensa que esto no sucederá. En caso de ser tomado prisionero, es probable que el pueblo exija su ejecución, ya que se piensa que estando en libertad podría ser peligroso para la seguridad pública.

Más adelante respecto a Santa Anna dice: (...) Aún si una porción de tropas suficientes se le adhiere, para permitirle continuar la guerra, continuará rodeado de dificultades, hallándose en pleno corazón de la República, con Jalisco y los Departamentos que concurren con éste contra él desde el Pacífico por una parte y por otra México y los Departamentos del golfo que concurren con éste.
Podría recuperarse por alguna vuelta de la rueda de la fortuna, y retomar su puesto como Presidente constitucional propietario, pero esto es muy improbable, ya que el sentimiento público en su contra es casi unánime en casi todos los Departamentos.
Por todo ello, lo más probable es que tenga que inclinarse ante la tormenta y, si no es privado de su vida, podría escapara hacia Estados Unidos con una súbita marcha sobre Tampico, o hacia Sur América, por medio de la costa del Pacífico. [LLS].

1845 Por ley se convoca a la nación a la defensa de la independencia nacional

Ante la anexión de Tejas, el presidente provisional José Joaquín de Herrera publica una ley enviada por el Congreso, en cuya exposición de motivos se daba cuenta que el Congreso de Estados Unidos había resuelto la incorporación de Tejas a su territorio y que esto, a pesar de las declaraciones norteamericanas de amistad, ponía en peligro la soberanía de las naciones y la paz mundial, atacaba los derechos de México sobre ese territorio y violaba todos los tratados límites firmados por Estados Unidos: Por lo tanto, México tenía el derecho de usar los recursos disponibles para impedir este despojo injusto. En consecuencia, la ley convoca a todos sus hijos a la defensa de la independencia nacional, amenazada por la usurpación del territorio de Tejas, que se intenta realizar con el decreto de agregación dado por las cámaras, y sancionado por el presidente de los Estados Unidos del Norte.

Marzo de 1845
El 1º. De marzo de 1845, el Congreso de Estados Unidos publica una Resolución conjunta ofreciendo términos de anexión a la República de Texas.
(Aquí un extracto de este desconocido documento que, finalmente le costaría una buena parte de sus respectivos territorios a México y a Tamaulipas.)
Por resolución del Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América, reunidos en Congreso, que el Congreso concede consentimiento para que el territorio contenido propiamente dentro y legalmente perteneciente a, la República de Texas, con forma de gobierno republicana, para que sea adoptado por el pueblo de dicha República, por representantes reunidos en convención, con el consentimiento del gobierno existente, a fin de que el dicho (Estado) sea admitido como uno de los estados de esta Unión.
Y sea además resuelto que el anterior consentimiento de Congreso sea otorgado bajo las siguientes condiciones, a saber.
Primero, dicho Estado será formado, sujeto al ajuste de por el gobierno en todas las cuestiones de límites territoriales que se presenten con otros Gobiernos – y con evidencia de que la constitución ha sido adoptada por el pueblo de la dicha República de Texas, deberá ser transmitida al Presidente de los Estados Unidos para que la presente al Congreso para su acción final antes del primer día de enero de mil ochocientos cuarenta y seis.
Segundo, dicho Estado, cuando sea admitido en la Unión, después de ceder a los Estados Unidos todos los edificios públicos, fortificaciones, barracas, puertos y bahías, marina y astilleros, muelles, santabárbaras, armas y armamentos, y toda otras propiedad y medios que tengan que ver con la defensa pública que pertenezcan a la dicha República de Texas, deberán retener todos los fondos públicos, deudas, impuestos y créditos de todo tipo que puedan pertenecer o ser adeudadas a dicha República de Texas; y deberá también retener todos los terrenos vacantes y sin propietario que haya dentro de sus límites, para disponer de ellos al pago de adeudos y pasivos de dicha República de Texas, y el resto de dichos terrenos, después de abonar dichos adeudos y pasivos, para ser dispuestos como dicho Estado desee; pero de ninguna manera dichos adeudos y pasivos serán cargados al Gobierno de los Estados Unidos.
Tercero, nuevos estados, de tamaño adecuado, que no excederán de cuatro además de dicho Estado de Texas, que tengan suficiente población, podrán ser formados del territorio actual, con el consentimiento de dicho Estado, que podrán ser admitidos bajo las prevenciones de la constitución federal. Y los Estados que sean así formados de la porción de dicho territorio al sur a treinta y seis grados treinta minutos latitud norte, conocido comúnmente como la línea de compromiso de Missouri, serán admitidos en la Unión, con o sin esclavitud, tal como el pueblo de cada Estado lo desee al solicitar la admisión. Y en el dicho Estado o Estados que se formen del dicho territorio al norte de dicha línea de compromiso de Missouri, la esclavitud o servidumbre involuntaria ( excepto por delincuencia) será prohibida.
[...] Sea resuelto que un Estado, formado a partir de la actual República de Texas, con una superficie y fronteras adecuadas y con dos representantes en el Congreso, hasta que se haga un nuevo prorrateo, será admitido en la Unión, por virtud de esta resolución, en igualdad de condiciones que los demás Estados, una vez que los términos y condiciones de tal admisión y la cesión del territorio Texiano sobrante a los Estados Unidos sean acordados por los Gobiernos de Texas y de los Estados Unidos. Y la suma de cien mil dólares, y tal cifra es por este media asignada para sufragar los gastos de misiones y negociaciones para acordar los términos de dichas admisión y cesión, ya sea por un tratado para ser presentado al Senado o artículos que serán presentados ante ambas Cámaras, como lo decida el Presidente.
Aprobado el 1º. De marzo de 1845

Texas se incorpora a la Unión Americana. México rompe relaciones con los Estados Unidos.
La aceptación del Congreso de Estados Unidos a la anexión se votó el 1º, de marzo de 1845. Ante el hecho, el gobierno Mexicano envió una nota de protesta al de Washington y a mediados de abril, llegó a Veracruz el encargado de negocios mexicano en EU, Juan N. Almonte, llamado por el gobierno Mexicano y al mismo tiempo, escoltado por cuatro buques de guerra yanquis, llegó un comisionado de aquel gobierno con instrucciones para su ministro en México, Shannon de retirarse de México, en respuesta a la retirada de Almonte de Washington. El 12 de mayo el Sr. Shannon recibió sus pasaportes y regresó a su país.
Herrera, el nuevo presidente mexicano veía la cuestión de Texas bajo un punto de vista más realista que su antecesor, Santa Anna, quien tal vez con la inquina de la derrota de San Jacinto, insistía en someter a los tejanos por las armas, por lo que no aceptaba su independencia. Herrera juzgaba que con la declarada protección que daban los Estados Unidos a los tejanos, para agregar ese territorio a la Unión Americana, era preferible reconocer la independencia de los tejanos, levantando así una nueva nación, que sirviera de valladar entre México y los Estados Unidos.
El Congreso Mexicano autorizó al Presidente Herrera a entrar en tratos con el gobierno Tejano, bajo las siguientes condiciones:
México consentiría en reconocer la independencia de Texas;
Texas se comprometería formal y solemnemente a no agregarse a ningún otro país;
Debía hacerse un convenio sobre indemnizaciones, por los territorios cedidos;
Se debían determinar los límites del Estado Tejano.
Si Texas consentía en agregarse a los Estados Unidos, la negociación sería considerada nula y sin valor.

6 de marzo de 1846
Joseph W. Chalmers, Thomas J. Rusk, y otros, escriben al Presidente Polk, una recomendación para que John A. Quitman de Natchez, Mississippi sea nombrado General Brigadier; junto con la recomendación firmada por David S. Kaufman en la que describe los servicios de Quitman a Texas en 1836.

El Richmond Enquirer, el Martes 18 de marzo de 1845, reportaba lo siguiente: Del New Orleáns Courier del 8 de marzo. México.
Con la arribada del bergantín Leopold, su capitán Donnel, recibimos periódicos de Vera Cruz del 17 de febrero –en los que no encontramos noticias de mucha importancia.
Santa Anna aún se encontraba detenido en la prisión de Perote, contrario a la inteligencia recibida desde Yucatán. Es opinión generalizada de que no será fusilado.
El Sr. Gómez Farias partió de Vera Cruz hacia la Ciudad de México el 25 de febrero: lo esperaba una favorable recepción.
Una circular del ministro de finanzas, Sr. Echeverría, fechada el 14 de febrero en México, anuncia que la conducta partirá de la ciudad de México hacia Vera Cruz, el 10. de marzo. Estará fuertemente custodiada para protegerla de las depredaciones de los bandidos de la ruta.
Encontramos en la Gaceta de Tampico del 12 de febrero, los siguientes párrafos:
La Junta de protección dirigió el 10 de febrero una apelación al Congreso del departamento, solicitando se pase una ley al tenor siguiente:
Hacer de Tampico de Tamaulipas puerto de almacenamiento igual que Vera Cruz, en conformidad con el decreto del 11 de abril de 1837.
Reformar la tarifa actualmente en vigor, adoptando los principios de aquella de 1842, reteniendo lo que aquella tarifa contenga con relación a la cantidad y calidad de las mercancías.
Permitir la libre circulación de dinero en metálico en el interior.
Cuando las mercancías extranjeras hayan pagado derechos en un puerto, puedan ser transportadas a cualquier parte de la República sin ser sometidas a otros impuestos.
Una proclama fechada el 8 de febrero en Vera Cruz por José de Amperan (sic), prolonga hasta el 8 de marzo la fecha límite para que los extranjeros obtengan sus certificados de protección.
Los Generales Basadre y Canalizo han sido transferidos a la fortaleza de Chapultepec. Se cree que a mucha gente asociada con el ejército se le ordenó confinarse dentro de los límites de ciertos distritos del interior de República. [MLD]

El Viernes 28 de marzo de 1845 el mismo periódico Richmond Enquirer reportaba Desde Tampico:
El extracto de una carta de Tampico publicada en el Mobile Advertiser, fechada el 23 de febrero, dice: La revolución en este país está lejos de haber concluido; más aún, consideramos que aún no ha comenzado verdaderamente. En breve debes esperar oír de derramamientos de sangre. Simplemente nos deshicimos de un tirano para hacer espacio a una legión. [MLD]

Mayo de 1845
El Viernes 30 de mayo, el Richmond Enquirer dedica 2,390 palabras a lo que cabecea como Emocionantes noticias del Sur
Del periódico The Jeffersonian Republican de Nueva Orleáns, el 20 de mayo.
¡¡¡Importantes noticias!!!. México- Habana. –
El bergantín Titi, Brown su capitán, arribó ayer por la mañana después de 8 días de travesía de la Habana, de donde tenemos noticias hasta el 10 del presente, inclusive.
El vapor británico Thames, de Vera Cruz y Tampico, en 5 días, trae noticias de México al 28 y de Vera Cruz al 30 del pasado mes.
Los periódicos mexicanos informan de una propuesta del gobierno de Texas al Presidente interino de México, para entrar en negociaciones, cuyo objeto sea el reconocimiento de este último de la independencia tejana, en bases honorables para ambas repúblicas. Herrera inmediatamente sometió la propuesta a la atención del congreso por medio de Cuevas, Ministro del Exterior.

Junio de 1845
Los esposos Chase y el General Parrodi
Los días anteriores y posteriores a la caída de Tampico, una gran cantidad de cartas se cruzaron entre diferentes actores del drama. Posiblemente las más importantes sean las de los personajes principales. La correspondencia cruzada entre Santa Anna, Parrodi, los enemigos de este y el Ilustre Ayuntamiento junto con las emanadas de la pluma de Ann Chase, la esposa del Cónsul Franklin Chase, cartas todas que, paso a paso, dan a conocer el estado de indefensión en que quedaba el Puerto y que finalmente llegarían a manos del Comodoro Conner, quien tomaría la decisión y dictaría las medidas para que en un término de 20 días, Tampico cayera en manos del Ejército y Marina de Estados Unidos, como cuartel, campo de entrenamiento y trampolín para la primera invasión anfibia –-de muchas-- de Estados Unidos.
Lacorrespondencia entre el Cónsul Franklin Chase y James Buchanan respecto a México, Texas, la anexión y la guerra se inician cuando el 28 de junio de 1845, Franklin escribe a Buchanan que a la llegada de un pequeño navío danés, con despachos de los Cónsules Británico y Mexicano en Nueva Orleáns al comandante militar en la ciudad que:  regimientos de tropas de Estados Unidos, han entrado recientmente en la República de Texas y tomado posiciones cerca de la frontera de la República Mexicana y que también, una gran fuerza naval también se encontraba en la costa de Texas, observando los movimientos del Gobierno Texano.
Estas noticias han causado alguna preocupación y existen temores de que el gobierno Mexicano recurra de inmediato a duras medidas contra las personas y propiedades de nuestros compatriotas que residen dentro de esta jurisdicción.
Si la ambición de este Gobierno llegara tan lejos como para conficar la propiedad de los ciudadanos de Estado Unidos, los que residen aquí están temerosos de que la ayuda de la Armada de Estados Unidos no alcance a llegar a tiempo, ya que este puerto no ha sido visitado por alguno de nuestros buques de guerra desde el 24 de diciembre de 1843.
En El Gején, periódico publicado por Sebastián Perillos en Tampico, en su ejemplar del 21 de junio, repetía lo aparecido en el periódico la Hesperia del 4, el acuerdo del congreso de la República que decía:

José Joaquín Herrera&c.
 El Congreso nacional de la república mexicana, considerando:
 Qué las cámaras de los Estados Unidos del Norte, por un decreto que su egecutivo ha sancionado, ha resuleto incorporar el territorio de Tejas a la Unión americana.
 Que este modo de apropiarse teritorios estraños sobre que tienen derecho otras naciones, de grave atentaoria de la soberanía de las naciones.
 Que esta usurpación, hoy consumada en daño de México, ha estado preparándose insidiosamente hace mucho tiempo, a la vez que se ha proclamado la mas cordial amistad, y mientras que por parte de la república se respetaban escrupulosa y lealmente los tratados existentes entre ella y aquellos estados.
 Que la referida agregación de Tejas a los Estados Unidos conculca todos los principios conservadores de las sociedades, ataca todos los derechos que México tiene sobre aquel territorio, es un insulto a su dignidad, como nación soberana, y amenaza su independecia y su ser político.
Que la ley de los Estados Unidos sobre agregación de Tejas a la Unión americana en nada destruye los derechos que tiene y sostendrá, sobre aquel departamento.
Que conculcados por parte de los Estados Unidos los principios que sirven de base a los tratados de amistad, comercio y navegación, y muy especialmente el de límites, fijados con precisión en tratados anteriores al de 183, los considera violados por aquella nación.
Y finalmente, que el despojo injusto de que se quiere hacer víctima a la nación mexicana, la constituye en el buen derecho de usar todos sus recursos y poder para resistir hasta el último trance dicha agregación, decreta:
1º La nación mexicana convoca a todos sus hijos a la defensa de la independencia nacional, amenazada por la usurpación del territorio de Tejas, que se intenta realizar con el decreto de agregación dado por las cámaras, y sancionado por el presidente de los Estados-Unidos del Norte.
2º En consecuencia, el gobierno pondrá sobre las armas, toda la fuerza del ejército, conforme a la autorización que le conceden las leyes vigentes, y para la conservación del orden público, sostén de las instituciones, y en caso necesario, servir de reserva al ejército, el gobierno usando de la facultad que se le concedió en 9 de Diciembre de 1844, podrá levantar los cuerpos de que habla el mismo decreto, bajo el nombre de “Defensores de la independencia y las leyes”.
Miguel Artistan, diputado presidente.
Francisco Calderon, presidente del Senado.
José Joaquín de Rosas, senador secretario.
Aprobado, y se ordena su impresión y publicación.
José Joaquín De Herrera.
A. D. Luis G. Cuevas
Palacio Nacional, Ciodad de México, a 4 de junio de 1845.

Julio de 1845
26 de julio de 1845 Taylor y el Ejército de Ocupación
El Ejército encabezado por Taylor que se convertiría en el instrumento del Destino Manifiesto de Polk, fue agrupado 25 millas al sur de Natchitoches, en el Estado de Luisiana. El primer contingente de tropas salió de Nueva Orleáns en el buque Alabama, mientras que los Dragones, la caballería que peleaba como infantería y los carros con la impedimenta viajaron por tierra.

Cuando el Alabama llegó a Puerto Aransas la mañana del 26 de julio de 1845, un teniente saltó a la orilla y en una duna de la isla de San José plantó la bandera de las barras y las estrellas, donde varias unidades del tercero de Infantería comandado por Tte. Cor. Ethan Allen Hitchcock, acamparían temporalmente.
Pronto los soldados limpiaron el terreno y levantaron un bosque de blancas tiendas de campaña El General Taylor quería llegar a Corpus Christi que había sido elegida para base de operaciones por dos razones: la primera, que estaba dentro de la franja del Nueces en disputa y el presidente Polk quería provocar la reacción de México y en segundo lugar porque el fundador del pueblo, un tal Kinney había bombardeado Washington con cartas en las que alababa las virtudes del lugar para un ideal campamento del ejército. Obviamente Kinney se hizo rico con esto.
El pueblo al que llegaron la tarde del 1º. De agosto de 1845, era apenas un caserío de 100 habitantes, dedicado a la venta de mercaderías prohibidas en México, comprada por contrabandistas mexicanos.
Un oficial escribió: Después de gozar de la espléndida vista desde los riscos, paseamos por la hermosa pradera en cuyas orillas residen muchas de las familias mexicanas. Sus residencias son más bien primitivas, nada más que cobertizos, parcialmente construidos con torcidas ramas de mezquite y los techos cubiertos con unas hierbas largas que crece en las marismas llamada tule.

Decisiones unilaterales.
El 16 de julio de 1845, el Ministro de Relaciones exteriores, Luis G. Cuevas se presentó ante el Congreso para informar las condiciones que se habían puesto a la república de Texas para ser reconocida como nación independiente por el gobierno Mexicano, pero 12 días antes, el 4 de ese mes las autoridades de Texas en convención ratificaron por unanimidad su anexión a los Estados Unidos.
El 21 de julio, las Cámaras Mexicanas de Diputados y Senadores emitieron un comunicado que decía: Desde el momento en que el gobierno sepa que el Departamento de Texas se ha agregado a la Unión Americana, o que tropas de ella la han invadido, declarará hallarse en guerra con los Estados Unidos de Norteamérica. En ese mismo documento facultaba al Ejecutivo para contratar un préstamo por quince millones de pesos, para hacer frente a los gastos de la guerra declarada contra Estados Unidos.
El 25 de junio 1845, el General Zacarías Taylor acampó en Corpus Christi, en la desembocadura del río Nueces, frontera natural entre Texas y Tamaulipas. Para fines de ese año, la mayor parte de las tropas del ejército regular de Estados Unidos, alrededor de tres mil quinientos hombres, se encontraban acantonadas en ese punto.

El Richmond Whig and Advertiser del 28 de julio de 1845 Reportaba
La goleta Sarah Ann, capitán Davidson dejó Tampico el 1º. De julio y arribó a Filadelfia el pasado jueves. Era tal el temor de una orden de embargo sobre las naves norteamericanas en los puertos mexicanos que la partida del Sarah Ann fue apresurada. A su llegada recibimos nueve copias del Gegén publicado en Tampico en las cuales encontramos editoriales urgiendo la inmediata declaración de guerra contra los Estados Unidos, como último recurso del Gobierno puesto en tal situación por la consumación de la anexión de Tejas. El 26 de junio un llegó a la barra, río arriba de Tampico, un pequeño navío que envió un paquete sellado, que supuestamente contenía oficios y el cual inmediatamente fue entregado al General Arista. El navío continuó viaje hacia Vera Cruz. -Balt. Pat. [MSM2]

Agosto de 1845
El 20 de agosto, el Cónsul Franklin Chase enviaba a Buchanan dos periódicos
En la carta, le informa que adjuntaba dos periódicos, que contenían la información política y militar más importante relacionada con este Gobierno.
Por los relatos militares parecería que el Gobierno Mexicano hace grandes esfuerzos para mandar una gran fuerza a la frontera de Texas pero que, bajo el exhausto estado de sus actuales finanzas, es probable que la actual expedición esté colocada en la posición de no poder proceder más al norte de San Luis Potosí.

Septiembre 1845
El Richmond Enquirer del 12 de septiembre de 1845 noticiaba
En el Baltimore Republican del pasado martes por la tarde publica una carta del 31 de agosto de Pensacola, recibida por el buque de guerra de EU Saratoga, dice:
El Congreso ha autorizado al ejecutivo a pedir un préstamo de quince millones de pesos y llamar al ejército a veinticinco mil soldados... Está equipando su marina de guerra e incrementando el número de buques artillados... Se han enviado tropas a Tampico en el vapor Moctezuma... México está convencido que Inglaterra lo ha persuadido de tomar un paso en falso al ofrecer el reconocimiento de la independencia de Tejas y no esperan ayuda de aquel país... Los periódicos continúan muy agresivos con los EU...

El Niles’ National Register del 13 de septiembre de 1845: rumor de movilización detropas Mexicanas hacia Texas
El capitán Gómez de la goleta Joaquín informa que, al zarpar de Tampico, había rumores de que el General Herrera se había re elegido como Presidente y que mil quinientos soldados marchan del interior a reunirse con el Gen. Paredes, que tiene dos mil más; que una vez que las tropas se reúnan, marcharán sobre Galveston por la ruta del norte, mientras el Gen. Arista ataca al Gen. Taylor. El Capitán Gómez también dice que los mexicanos han enviado emisarios a alborotar a los esclavos en Tejas. [BAH]

El Richmond Whig and Advertiser del 16 de septiembre de 1845: informó
Del New Orleans Tropic Septiembre 5. Un Regimiento de Dragones al mando del Cor. Twiggs llegó a Corpus Christi el 26 pasado. Al mismo tiempo llegaron tres grupos de comerciantes mexicanos al campamento del Gen Taylor con un buen número de reportes, pero de cuya certeza no hay mayor seguridad. Uno de esos reportes es que un Regimiento Mexicano de alrededor de 700 hombres partió de Tampico hacia Matamoros hace seis semanas, pero que su número se redujo a 300 debido a enfermedades y deserciones durante la marcha, inducidas por la falta de alimento y agua. Las deserciones son extremadamente frecuentes en casi todos los puesto militares del Noreste de México. [BRM]

Octubre de 1845
El Niles’ National Register del 4 de octubre de 1845 informaba
No se hacen preparativos en las defensas en Tampico, donde alrededor de 20 hombres trabajaban montando un cañón. En la mañana de 15, llegó un reporte a Vera Cruz, vía México, que nuestras tropas estaban avanzando en Matamoras (sic)

3,000 regulares y 1,800 Tejanos. Se dice que llevan 18 piezas de artillería y van precedidos de 700 indios, quienes no se considera estén aliados con los Estados Unidos. La noticia causó gran revuelo tanto en México como en Vera Cruz. Se me ha dicho que la artillería es particularmente temida por los soldados Mexicanos. [BAH]

Diciembre de 1845
La situación política en México en 1845
El 15 de septiembre de 1844, el Congreso había desconocido el gobierno de Santa Ana, y después de un breve interinato del General José Joaquín Herrera, y del General Valentín Canalizo, el 6 de diciembre de 1844, el Congreso nombró Presidente interino al General José Joaquín Herrera, que nombró Secretario de Relaciones exteriores a Luis G. Cuevas. En las elecciones efectuadas el 1º, de agosto de 1845 resultó electo el mismo General Herrera, quien nombró en lugar de Luis G. Cuevas, al Lic. Manuel de la Peña y Peña. A éste le tocaría entonces afrontar la situación con el gobierno de los Estados Unidos.
Aunque México y Estados Unidos habían retirado a sus respectivos Ministros, quedó en México como Cónsul de los Estados Unidos John Black quien, el 13 de octubre de 1845 preguntó al gobierno Mexicano si estaría dispuesto a recibir a un plenipotenciario. Manuel de la Peña y Peña aceptó el 15 de octubre poniendo dos condiciones: que viniera con carácter de extraordinario y no como Ministro residente, y que antes se retiraran de las aguas de Veracruz las naves americanas que estaban desde abril.
La administración del Presidente Herrera contaba con el apoyo del Congreso, pero la idea de la paz no era popular. La prensa clamaba contra la disposición pacífica y los partidos calificaban como traición a la patria y perfidia, todo lo que no fuera guerra, considerando la lucha como único medio de salvar la honra nacional. Tomando como pretexto la debilidad con que Herrera trataba la cuestión tejana, el 14 de septiembre de 1845, se levantó en armas el General Mariano Paredes Arrillaga, para derrocar a Herrera.
El 3 de diciembre de 1845, en plena revolución, llegó a México el enviado Norteamericano, Senador John Slidell. Manuel de la Peña y Peña se entrevistó con el Cónsul Norteamericano, y le pidió que dijera a Slidell que no pasara a la capital, pues su presencia podía ayudar a derrocar al gobierno. Black se reunió con Slidell en Puebla, y trató de convencerlo de que esperara algunos días; pero este siguió su viaje a la capital, a donde llegó el sábado 6 de diciembre. Al día siguiente, avisó oficialmente su llegada al presidente José Joaquín Herrera y pidió audiencia para presentar sus cartas credenciales.
El 15 de diciembre, el Sr. Slidell envió una nota al gobierno Mexicano, protestando por tan larga demora. Sólo habían transcurrido siete días de su llegada. A esta nota contestó el Ministro Mexicano diciendo que la demora nacía de la naturaleza de su comisión, que un asunto tan grave como la cuestión de Texas debía ser tratada concienzudamente por el Consejo de gobierno y el Congreso. El 17 de diciembre, Slidell comunicó al gobierno de los Estados Unidos el curso su asunto. Al día siguiente de haber recibido la comunicación de Slidell, Washington dio orden al General Taylor para que marchara hacia el río Bravo.
Mientras tanto, en los mentideros políticos mexicanos, particularmente de los “puros”, se rumoraba que el objeto de Slidell no era tratar la cuestión de Texas, sino la cesión de Nuevo México y las Californias a cambio de dinero y cancelación de la deuda, alrededor de veinticinco millones de dólares (o pesos, estaban al uno por uno) en total.
Slidell nunca fue recibido por el Presidente José Joaquín Herrera, ya que el 30 de diciembre de 1845, el General Gabriel Valencia, jefe de la guarnición de la capital, se pronunció a favor de la revolución de Paredes y el Presidente José Joaquín Herrera le entregó el poder.
El 3 de enero, conforme al artículo 2º, del Plan se eligió Presidente interino. La Junta fue presidida por el Arzobispo de México, Manuel Posada. Al caer la noche, obviamente por unanimidad, eligieron Presidente a Paredes.

John Slidell se retira de México.
Luego que supo el gabinete de Washington el cambio político ocurrido en la república, dio instrucciones a Slidell para que presentara sus credenciales de Ministro Plenipotenciario al nuevo gobierno. El 1º, de marzo Slidell escribió una nota en la que aseguraba que estando los destinos de la República Mexicana en otras manos, quería hacer otro esfuerzo para apartar la gran calamidad de la guerra. El 12 se comunicó a Slidell la decisión del Consejo de Gobierno de no recibirlo como Ministro Plenipotenciario.
El 17 de marzo, Slidell pidió sus pasaportes para salir del país. El gobierno de México los extendió el 21 y Slidell zarpó el 30 a bordo del vapor Mississippi. También el 17 de marzo Paredes había dirigido un Manifiesto a la nación diciendo:
No es mío el derecho de declarar la guerra a los Estados Unidos…. México no cometerá una sola agresión, como no la ha cometido nunca contra el pueblo y el gobierno de los Estados Unidos; pero la que le fuere cometida, se rechazará con toda la extensión de nuestro poder y con toda la energía de nuestro carácter, porque la defensa no es más que el derecho de la conservación.
Bellas palabras. En la realidad el país no tenía capacidad económica ni militar para enfrentar al ejército de los Estados Unidos ni a ningún otro.

Enero de 1846
El 10 de enero, el periódico The New York Sun invitaba a México a unirse a EU.
El 10 de enero de 1846, el periódico The New York Sun Weekly, trataba no solo de que los habitantes de la república Mexicana miraran como un bien que Texas formara parte de los Estados Unidos, sino que los invitaba a unirse a una nación que daría la paz y la felicidad de que se había visto privado México desde la independencia decía: ¿Qué ha ganado México con su revolución contra España? ¿Qué mejoras se han hecho en las condiciones del pueblo desde la independencia? Ningunas. La independencia y el republicanismo no tienen una existencia real en el país; todo ha sido anarquía o despotismo. Bajo los Españoles, el país no tenía deudas; ahora debe ochenta millones de pesos y apenas puede pagar el interés de ellos. ¿No sería mejor agregarse a la Unión como un estado libre de la Confederación Norteamericana?.
Y añadía una seria larga de bondades que vendrían con la anexión: bancos, ferrocarriles, carreteras, buenas cosechas de algodón, azúcar, trigo, etc., las propiedades de la Iglesia católica serían protegidas, habría ley, orden, buen gobierno, y el pueblo mejoraría en todos los aspectos, y sería el Estado más rico y poderoso de la Unión. Este artículo llenó de indignación a todos los Mexicanos, pero el Sun Weekly, expresaba las miras del gobierno de Washington respecto a México. En su insaciable codicia de ensancharse, no se limitaban ya a absorber a Texas, sino que querían extender su dominio a todo el país.
En esta guerra tan poco conocida, Estados Unidos ganó un territorio que contenía enormes riquezas, y un muy bien entrenado cuerpo de oficiales, quienes pondrían en práctica su experiencia militar para destruirse mutuamente en la Guerra Civil: Robert E. Lee, Ulysses S. Grant, Stonewall Jackson, y William T. Sherman, entre otros, adquirieron su primera experiencia militar en México. Y todos ellos pasaron por Tampico y algunos escribieron acerca de la ciudad, como veremos más adelante.
La victoria también confirmó y reforzó actitudes yanquis que los mexicanos encontraron siempre amenazadoras: la idea de que al igual que indios y negros la mexicana era una raza inferior y la creencia de que la gente que no habla inglés es ignorante. Estas mismas actitudes yanquis provocaron la creación de batallón de San Patricio, formado por soldados irlandeses católicos que desertaron para pelear por México y rebeliones armadas en Nuevo México y California, después de que ambos estados, sin oponer mayor resistencia, fueron absorbidos por EU.
Después de la guerra, esas mismas actitudes continuaron dirigidas en contra de los mexicanos que habían vivido por generaciones en los territorios conquistados. Muchos perdieron sus tierras ancestrales por la fuerza o por disputas jurídicas. Otros no pudieron soportar la agresión contra sus costumbres y tradiciones. Desterrados de sus propias tierras se fueron a México o a estados como Luisiana, en donde la diversidad cultural era más aceptada. Algunos mexicanos permanecieron en el Suroeste yanqui, volviéndose ciudadanos de los Estados Unidos y sus territorios. Estos conocidos como chicanos, han ido aumentando con los que emigraron desde recién terminada la guerra, ya fuera por las continuas revoluciones o por la falta de tierra, trabajo y oportunidades.

El 19 de enero de 1846 el Brooklyn Daily Eagle cuestionaba los intereses ocultos de Inglaterra con esta breve nota:
En suma, no puede haber ninguna duda que el Gobierno de Herrera ya ha sido sustituido por una Dictadura Militar y que el pobre, aturdido, tambaleante México, corre hacia su caída. La pregunta al ave de rapiña Británica parece ser ¿qué porción del cadáver elegirá para cebarse en consideración del préstamo de $40,000,000 –California o todo México? El nuevo estado de cosas en Inglaterra, difícilmente tenderá a mejorar las dificultades respecto a México.

De nuevo surge la idea monárquica.
El 24 de enero de 1846, vio la luz el primer número del Periódico El Tiempo, que tomaría la defensa de los principios monárquicos, por las plumas de Lucas Alamán, Diez de Bonilla, Tagle, Elguero, y otros escritores de excelente reputación en la república. Todos ellos habían sido fervorosos defensores del sistema republicano.
El 12 de febrero, los redactores de El Tiempo, enarbolaron con toda franqueza su bandera monarquista. Después de manifestar su amor a la independencia, el tino con que la verificó Iturbide en 1821, destinando el trono de México a un príncipe Español, hacían una pintura del mal estado en que se encontraba el país por sus desaciertos políticos, y decían: La libertad civil se ahogó en continuas revueltas; de un ejército aguerrido y disciplinado se hizo un instrumento de ambición y anarquía. Los Presidentes y los Congresos cayeron en sangrientas revoluciones. La guerra civil en los campos, los desórdenes en las ciudades han sido desde entonces nuestro estado casi normal; los Estados Unidos nos arrebatan Texas y preparan la usurpación de las Californias. Por eso, creemos que nuestra república ha sido un ensayo costoso, un escarmiento duro, pero que tiene remedio aún. Queremos una monarquía representativa, queremos la unidad de la nación, queremos el orden junto con la libertad política y civil, queremos la integridad del territorio Mexicano; en fin: queremos todas las promesas y garantías del Plan de Iguala, para asegurar en cimientos estables nuestra gloriosa independencia.
La clase acomodada se suscribió a aquel periódico, que indicaba como remedio único para restablecer la paz y acabar de una vez por todas con las bastardas aspiraciones de mando, un nuevo sistema político para México. Sin embargo, ante la lucha que se avecinaba, el principio monárquico no tenía más defensor que El Tiempo; la generalidad de la gente era republicana, pero la idea monárquica empezaba a ganar fuerza ante los desaciertos de los que habían gobernado al país. La renuncia del General Almonte, avanzado republicano, al Ministerio de guerra, hecha el mismo día en que El Tiempo se manifestó monárquico, se tomó como prueba que el resto del Gabinete era monarquista.

Febrero de 1846
El Niles’ National Register del 14 de febrero de 1846: Daba a conocer la fuerza del Ejército de Ocupación yanqui y sus dificultades para avanzar al Río Bravo.
                                                                                                         

Ejército de Ocupación.

Oficiales.

Soldados.

Total.

Enfermos.

Cuartel General

24

 

24

 

2o. de dragones 10 compañías

41

555

596

80

Artillería 12 compañías

 81

842

923

97

Infantería 50 compañías

200

2336

2536

324

Total

246

3732

4079

501

Estas fuerzas están al mando del general brigadier graduado Zachary Taylor. [BAH]
Nada nuevo se supo de Corpus Christi esta semana. Un párrafo de New York Journal of Commerce informa, que el ejército tiene ordenes de tomar posiciones sobre el Río del Norte, pero la riqueza del suelo pone el fango tan exquisito como para prevenir todo movimiento. [BAH]

Ese mismo día se informaba de los buques de guerra yanquis frente a California
California, 8 de octubre de 1845. Las noticias aquí son de que pronto habrá enfrentamientos con México. Si hubiera tal guerra, nosotros nos quedaremos aquí hasta que termine. Confío en que no será así.
Nuestros buques están rondando por estas costas, en tan gran número que los nativos empiezan a preocuparse. Sus cañones (de nuestros buques) han erizado frente a Monterrey durante el último mes, y en caso de declaración de guerra, media docena de buques más estarán aquí enseguida, y entonces California será nuestra. Este año ha sido especialmente bueno para los negocios, ya que solo ha llovido en la mitad de la costa, en la parte de barlovento.

El London Times del 12 de febrero, publica una carta de Tampico
El 12 de febrero el London Times publica una carta de un corresponsal –por lo que dice, posiblemente un inglés avecindado en Tampico- que habla del comercio británico en México
(De nuestro corresponsal) San Juan de los Lagos, 18 de diciembre de 1845.
Recién he concluido el negocio que me trajo a la feria de San Juan de los Lagos, y le escribo estas líneas con la esperanza de que algunos particulares puedan ser de interés para usted.
El pueblo de San Juan está situado en un pequeño valle, en el estado de Jalisco (o Guadalaxara (sic)), y su feria anual para conmemorar la fiesta de La Purísima el 8 de diciembre, ha adquirido gran importancia como mercado principal para todos los departamentos del norte de la República, para todo tipo de productos del campo y manufacturas, tanto extranjeros como domésticos. En la actual ocasión, hubo una cantidad inusualmente grande de personas y creo que decir 100,00 a 150,000, no sería sobreestimar el número de personas que se agolparon en este pequeño punto. Las principales casas (de comercio) extranjeras de México, Tampico, Guanaxuato (sic), Zacatecas y Guadalaxara (sic), están representadas en la feria, y el volumen de artículos extranjeros traídos aquí para su venta, deben exceder el millón de libras esterlinas, aunque es imposible calcularlo con gran exactitud. La competencia entre los comerciantes extranjeros fue, del mismo modo, mayor que la usual; y este puede deberse a la ansiedad de deshacerse de sus almacenes antes de que las nuevas tarifas entren en operación.
Hubo una nueva modalidad en la feria este año, a la cual ruego le preste la mayor atención, ya que no puede dejar de interesar a quienes, como usted, observan con cuidadosa mirada la perpetua intromisión de nuestros vecinos del norte – y me refiero a la llegada de 100 carretas norteamericanas cargadas con manufacturas de los Estados Unidos. Trajeron principalmente artículos para el hogar o mercancía de algodón blanco. Por una norma extraordinaria de la Aduana Mexicana, se permitió el paso a estas carretas, tras el pago de un impuesto fijo, v: gr. 750 dólares por carreta, sin importar su contenido; y he escuchado afirmarse que este impuesto no excede mucho el 10 por ciento.
Por una concesión extraordinaria de la Aduana mexicana, se permitió el paso de estas carretas por la frontera con un pago único de 750 dólares por carreta, independientemente de su contenido; y escuché que computado esto, no excederá el 10 por ciento de los impuestos que, en promedio, se cargan a esos mismos géneros importados por Vera Cruz o Tampico y, la consecuencia irrebatible es que los mismos géneros británicos no tienen ninguna oportunidad competitiva. La anexión de Texas tenderá, sin duda, a promover este tipo de tráfico por lo que quisiera impresionar en usted, de la manera más enérgica, la necesidad de abrir los ojos a las autoridades Británicas sobre este importantísimo hecho, ya que de continuar esta enorme preferencia por más tiempo, y ahora las oportunidades de lograrlo aumentan día a día, es probable que a poco, las manufacturas americanas suplantarán las europeas a través de los departamentos del norte de la República. [AEK]

Marzo de 1846
El The Daily Picayune del 7 de Marzo de 1846 daba noticias de Tampico.
El buque francés Anax, su capitán Pomparres, llegó ayer desde Vera Cruz, de donde zarpó el 23 del pasado mes, trayendo nuevas de dos o tres días después que las que trajo el bergantín norteamericano Lawrence. Las noticias no son importantes, si podemos juzgar por los reportes parciales que hemos recibido
La noticia más importante es la discusión abierta de erigir una monarquía constitucional en México. Tal es el tema de conversación en Vera Cruz, y en el último número de Memorial Histórico —sucesor de El Siglo XIX — que afirma que las monarquías no están más libres de disturbios revolucionarios que las Repúblicas. La cuestión se basa en la historia universal para ilustrarlo, y especialmente la de España. El tema ha tenido cabida seriamente en todas las mentes, y la probabilidad de una revolución basada en el deseo de lograr un gobierno fuerte y mas estable era el tema en el pueblo.
El Sr. Slidell aún en Jalapa, en espera de instrucciones de Washington.
Los buques Falmouth, St. Mary y Porpoise, del escuadrón del golfo de EU, estaban anclados frente a Vera Cruz cuando el Anax zarpó el 23 trayendo $65,000 en efectivo, y veinticuatro pasajeros.
El vapor Mexicano Guadalupe zarpó de Vera Cruz el 22 último para Tampico, con 600 soldados a bordo.
El vapor Británico Teviot tocó Vera Cruz el 16, y procedió para Tampico.
Don Ángel Trías, Gobernador del Estado de Chihuahua, renunció al negar su adhesión a Paredes.
Los robos continúan siendo muy frecuentes en México. El pasado 9 ocurrió uno frente al Palacio Nacional, con un saldo de tres mil dólares en efectivo robados. Las calles son patrullados por militares, pero no hay una policía eficiente.
Tan apretadas están las finanzas del nuevo Gobierno en México, que empleados de diversos departamentos no han recibido su salario desde que el nuevo gobierno tomó el poder. Se ha pedido al Ministro del Tesoro, recuperado de una enfermedad, que atienda este reclamo, para prevenir males mayores.
Un nuevo periódico, El Boletín Militar, asegura al público que el Gen. D. Juan Álvarez no ha dispuesto de nada que pertenezca a la expedición a las Californias, como había sido acusado. ¡Cosas como esta ocurren a veces en México!
Gen. Ampudia aparentemente no ha pasado de Celaya, en su marcha a reunirse con el Ejército del Norte. Algunas noticias escandalosas sobre él han circulado, pero en un periódico se desestiman.

1846 Abril
El London Times del 15 de abril publica una información recibida desde Tampico, acerca de Los Estados Unidos y México.
Hemos recibido lo siguiente de Tampico, con fecha 25 de febrero. - Hoy recibimos un expreso con la información de que tropas norteamericanas han tomado posesión del Frontón de Santa Isabel, situado cerca de Matamoros – tan cerca, que se considera que Matamoros ya ha sido tomada por los norteamericanos, porque ¿qué pueden hacer los norteamericanos con tal clientela? El Frontón de Santa Isabel fue tomado sin disparar un solo tiro, y sólo había unos cuantos oficiales de Aduana y pilotos mexicanos que fueron hechos prisioneros. [CCB]
El 25 de abril, tropas Mexicanas atacan un fuerte de tierra (Fort Texas después Fort Brown, en Brownsville, Texas) construido por Taylor, según él, en el lado Americano del Río Bravo frente a Matamoros. O sea, en territorio de Tamaulipas que, siempre, tuvo su frontera con Tejas en el Río Nueces. Esto precipitará el inicio de la Guerra.

25 de Abril de 1846
El 25 de abril de 1846 se libra lo que se conocerá como la Escaramuza Thornton, en el Rancho de Carricitos, del municipio de Matamoros, en territorio Tamaulipeco al norte del Bravo, entre un destacamento de 70 Dragones yanquis y dos mil soldados Mexicanos al mando del Coronel Anastasio Torrejón que se hallaban acampados en una hacienda, cuando llegó el grupo de dragones. Por no existir un relato mexicano del hecho, recurrimos al reporte hecho por el Capitán William J. Hardee que explica que el destacamento, encabezado por el Capitán Seth Thornton, fue llevado por un guía local a dicha hacienda. Obviamente el encuentro de ambos destacamentos militares se tradujo en un tiroteo en el que 14 yanquis murieron y todos los demás fueron tomados prisioneros –-entre ellos Thornton—y llevados a Matamoros.
Al enterarse Polk de lo sucedido, pedía al Congreso reconocer el estado de guerra con México, bajo el argumento: Sangre Americana ha sido derramada en suelo Americano.
Aquí un extracto de su Mensaje de Guerra al Congreso de su país el 11 de mayo de 1846.
El Fuerte deseo de establecer la paz con México en términos liberales y honorables y la presteza con que este Gobierno ha actuado para regular y ajustar nuestra frontera y otras causas de diferencia con esa Potencia en principios de justicia y equidad como deben existir en la permanente relación de la más amigable naturaleza, me indujeron en septiembre pasado a reanudar las relaciones diplomáticas entre las dos naciones...
Un enviado de los EU llegó a México investido con todos los poderes para ajustar todas las diferencias. Pero a pesar de estar presente en suelo mexicano por acuerdo entre los dos Gobiernos, investido de todos los poderes, y evidenciando la disposición más amigable, su misión fue inútil. El Gobierno Mexicano no sólo se rehusó a recibirlo o escuchar sus propuestas, sino que después de una larga serie de veladas amenazas, al fin han invadido nuestro territorio y derramado la sangre de compatriotas nuestros en nuestro propio suelo...
La fuerzas Mexicanas en Matamoros (al sur del Río Grande) asumieron una actitud beligerante, y el pasado 12 de abril, el General Ampudia entonces al mando, notificó al General Taylor que debía levantar su campamento dentro de veinticuatro horas y retirarse más allá del Río Nueces, y que en caso de no cumplir con esta orden, le anunció que las armas y solo la armas decidirían la cuestión. Pero no fue sino hasta el pasado 24 de abril que se cometió un acto de abierta hostilidad. Ese día el General Arista que quedó al mando de las fuerzas Mexicanas, comunicó al General Taylor que él consideraba iniciadas las hostilidades y que las continuaría. Un destacamento de Dragones de sesenta y tres hombres y oficiales, fueron enviados ese mismo día del campamento Americano a fin de confirmar si tropas mexicanas habían cruzado o se preparaban para cruzar el Río (Bravo) y de pronto se vieron enfrentados a un gran contingente de tropas mexicanas y, después de una corta escaramuza, en la que alrededor de 16 (dragones) fueron heridos y muertos, y parece que se vieron rodeados y fueron obligados a rendirse.
Para la total reivindicación de nuestro derecho de defender nuestro territorio, invoco la pronta acción del Congreso para reconocer la existencia de la guerra y que ponga a disposición del Ejecutivo los medios para proseguir la guerra con vigor y así, alcanzar rápidamente la restauración de la paz.

· Bibliografía
Historia de Méjico, desde sus tiempos mas remotos, Niceto de Zamacois, Tomo XII J.F. Parres y Compa. Editores, Barcelona, Méjico, 1880
Roa Bárcena, José María, Recuerdos de la invasión norteamericana (1846 – 1848) Tomos I, II, y III, Editorial Porrua, S. A. México, 1947.
Norton, Lewis Adelbert, Life and adventures of Col. L. A. Norton. Written by himself. Oakland, Cal. , Pacific Press Publishing House. 1887.
Traas, Adrian George p. cm. From the Golden Gate to Mexico City: the U.S. Army Topographical Engineers in the Mexican War, 1846-1848 /- (CMH pub; 70-10) Includes bibliographical references and index. E409.2T73 1992 973.6'24-dc2091-45500CIP First Printing
Sosa Esquivel, Juan Pbro., La Real Historia de México, Universidad Autónoma de Tamaulipas, Instituto de Investigaciones Históricas, Primera Edición, 2002.
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/Times/Times1845.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/Times/Times1846JanJuly.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/MG/MG1845aJanJune.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/MG/MG1845bJulyDecember.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/MG/MG1846cJanJune.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/MG/MG1846dJulyDec.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/Niles/Nilesa18441846.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/Niles/Nilesb1846MayJuly.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/Niles/Nilesc1846AugOct.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/Niles/Nilesd1846NovDec.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/RE/RE1845aJanJune.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/RE/RE1845bJulyDec.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/RE/RE1846cJanJune.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/RE/RE1846dJulyDec.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/RW/RW1845aJanJune.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/RW/RW1845bJulyDec.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/RW/RW1846cJanJune.htm
http://www.history.vt.edu/MxAmWar/Newspapers/RW/RW1846dJulyDec.htm

*  Con estudios de la Facultad de Medicina en la UNAM, Investigador de Proyectos Especiales en el IEST, Diplomados en Econometría; Historia de las ideas políticas; Historia Genética mexicana: Centro de Estudios Económicos, Políticos y Sociales del Sector Privado.