El Código Da Vinci desde la Gnosis

José Luis Villaseñor Dávalos*

Advertencia preeliminar: La Gnosis en la historia.- El pueblo hebreo, en el siglo VI a. C. estuvo deportado en Babilonia, donde tuvo la ocasión de relacionarse con todas las religiones y tradiciones del mundo y por lo mismo con todas las gnosis paganas de la humanidad. Sólo unos cuantos elegidos de aquel pueblo, pudieron conservar con la ayuda de Dios, incontaminados los textos de la Palabra Divina, los demás contaminaron dicha palabra en virtud de aquella convivencia con los pueblos paganos e idolatras. Esto puede constatarse en la descripción que el Profeta Ezequiel hace en Ez 8, 1-18.

Hoy pretende la contra-iglesia, destruir al Cristianismo vaciándolo por dentro y dejando toda su apariencia exterior; trabajo que les corresponde a los gnósticos. Entonces, la gnosis es un intento de cabalizar al Cristianismo.

El Papa Juan Pablo II, nos recomienda una actitud de cautela ante la gnosis, es decir que: "la filosofía en cuanto sabiduría práctica y escuela de vida, podía ser confundida fácilmente con un conocimiento de tipo superior, esotérico, reservado a unos pocos perfectos". El Papa funda su recomendación en las Palabras de San Pablo en Col 2,8, quien al referirse a las especulaciones esotéricas de aquel tiempo, expresa: "No se dejen esclavizar por nadie con la vacuidad de una engañosa filosofía inspirada en tradiciones puramente humanas y en los elementos del mundo, y no en Cristo". La actualidad de tales palabras, es tan evidente, si las referimos a las diversas formas de esoterismo que se difunde incluso entre creyentes carentes de sentido crítico.

I. Marco literario.

1. Argumento central literario del Código Da Vinci.- El argumento central de esta novela, que no es nuevo, es el de María Magdalena como mujer de origen noble y esposa de Jesús. La descendencia de ambos, que parte de una sola hija, Sarah, debe ser protegida por el Priorato de Sión a través de los siglos, junto con los textos cristianos originarios, pero luego descartados por la Iglesia ya romana como heréticos, o cuando menos heterodoxos, hasta que los tiempos - nueva era - indiquen que ésta "verdad" deba ser revelada.

1.1.- Otra obra con el mismo argumento central.- Existe una "coincidencia" literaria del Código Da Vinci con el libro intitulado "El Enigma Sagrado", el cual fue publicado en 1982. Previamente a tal fecha, sus autores, en la década de los 70, y el productor británico Henry Lincoln, decidió desplazarse hasta el Langyedoc, en el Sudeste de Francia, para realizar una serie de documentales sobre el misterio de Rennes - le - Chateau, donde descubrió la posible relación de Francois- Berenguer Sauniere, párroco de ésta pequeña aldea francesa, con algunas sociedades secretas.

Previendo que detrás de todo el misterio podría encontrar algo verdaderamente sorprendente, Lincoln junto con Michael Baignet y Richard Leigh, comenzó una exhaustiva "investigación", que vio coronada con la publicación del libro de referencia.

Los autores mencionados, llegaron a la conclusión que el Santo Crial, no tenía nada que ver con el concepto tradicional que se tiene de un recipiente de oro o de madera, sino que dan por sentado que María Magdalena estuvo casada con Jesús teniendo ambos descendencia, y que el Santo Crial sería el "Sang Real", es decir la "sangre verdadera" o real y a la vez el receptáculo o vasija que contuvo la sangre de Jesús, fue la propia María Magdalena.

Es de observar que Dan Brown, aparte de fusilarse el mencionado libro, ni siquiera tuvo el cuidado de cambiar los nombres o apellidos del párroco de Renes - le - Chateau, para atribuírselo al abuelo de Sophie, y el de uno de los autores del libro en comento para dárselo al personaje central del Código Da Vinci, Sir Leigh Teabing.

1.2.- Otras obras literarias del género gnóstico.- La literatura de la New Age, es una de las mayores manifestaciones bibliográficas en que se deja sentir este movimiento dentro de nuestra sociedad. Se producen aproximadamente veinte mil títulos con una temática relativa a la Nueva Era y sus ediciones se publican por millones en todo el mundo. Cabe destacar entre tales libros, aquellos que sobre una base gnóstica, intentan desplazar los Evangelios canónicos por los apócrifos, planteándole al lector creyente y con taimada intención, la duda sobre la autenticidad de los primeros, si es que los conoce sino; entonces se tomará una idea falsa acerca de su fe. En esta línea y con tales características, aparte de ubicar al Código Da Vinci en aquella, mencionaremos algunos ejemplares de libros con dicha tendencia.

1.2.1.- Extranjeras.- Entre las obras extranjeras que siguen la tendencia que acabamos de reseñar, se encuentra encabezando el listado por cuanto que hizo escuela, "La Reaparición de Cristo" de Alice Bailey. Luego, un "best seller" que continuamente cuestiona los evangelios canónicos y sugiere enmiendas con base en los evangelios gnósticos, es "Caballo de Troya" de Juan José Benítez. Este último se fundamenta en El libro de Urantia, al cual, la secta de los Adventistas del séptimo día, lo proponen para sustituir toda la Biblia. Además, podemos citar como típico texto gnóstico "Mensaje de Acuario"de los herederos de Samael Aun Weor; El quinto evangelio de Philip Vandenberg. Otra obra muy propia de la New Age, "El evangelio de Acuario de Jesús El Cristo" de Levi. Y no podíamos concluir la lista sin mencionar la obra de José Saramago: "El evangelio según Jesucristo".

1.2.2.- Nacionales.- Como dicen los entendidos: "en México también se cuecen habas" por tanto no podemos dejar de citar "El Evangelio de Lucas Gavilán" del mismo guionista de la película "El pecado del Padre Amaro", que manipula el evangelio de San Lucas para referirlo al ambiente de la capital mexicana en el gremio de los albañiles; alentando entre otras cosas la llamada Teología de la Liberación.

II.- Contenido gnóstico del Código Da Vinci.

2.- El gran maestro gnóstico y la falsedad de los evangelios canónicos.- Es hasta el capitulo 52 de dicho libro, donde aparece Sir Leigh Teabing, que en realidad es el gran maestro que permanece oculto en casi toda la trama de la novela. Es el gran gnóstico porque en el capitulo 55 afirma que la Biblia es solo invención humana; le explica a Sophie "la invención del Cristianismo" por el emperador Constantino, considerado como "el primer Papa". Indica también la falsedad de los Evangelios canónicos, y, es el que descubre los mensajes ocultos de Leonardo plasmados en sus grandes obras pictóricas.

2.1.- La Magdalena y el Santo Grial.- Teabing en el capitulo 58 conduce a Sophie a que descubra que María Magdalena era la esposa de Cristo, la cual representa al Santo Grial en el cuadro de la Última Cena de Leonardo Da Vinci; razón por la cual la Iglesia desarrolla una gran campaña para desprestigiarla .

En el capítulo 60, Teabing continúa con el relato de la Magdalena y su hija Sara, que lo fué también de Jesucristo y su posterior viaje e instalación en Francia, cuya descendencia originó la dinastía merovingia . El Priorato de Sión, sociedad secreta, protege hasta la fecha semejante secreto, no sin antes expresar que fue la Iglesia la que ordenó el asesinato del Rey Dagoberto y su hijo Sigeberto, con los cuales termina aquella dinastía.

2.2. La referencia a la New Age.- Silas, el sacerdote sicario del OPUS DEI, en el capítulo 62, se le ve llegar al Castillo de Teabing, y escucha tras un ventanal, lo que decía el maestro sobre el acuerdo sostenido entre la Iglesia y el Priorato de Sión, para que este conserve en secreto la revelación que afectaría a toda la cristiandad acerca del Santo Grial; revelación que se efectuaría en la época de la New Age.

En el capitulo 82, Langdon, discípulo y admirador de Teabing incide en un ataque generalizado a todas las religiones, porque según él, todas ellas son sólo metáforas o alegorías creídas como verdaderas.

III.- Confrontación del Código Da Vinci con el Catolicismo.

3.- Los libros sagrados y el Racionalismo.- La actitud beligerante contra el texto inspirado, arranca desde fines del siglo XVII. El principal representante de tal actitud fue un gran enciclopedista francés de nombre Nicolás Fréret, el cual reunió un ciento de "absurdos" rastreados en la Biblia, con el fin de desacreditar los textos sagrados y proveer de material a la vulgarización antibiblica. Esta postura obedece a los principios del racionalismo, para el cual, la Biblia desciende a la categoría de obra humana y se pone en igual nivel de la producción literaria de las religiones paganas. Las objeciones de Fréret a la autenticidad y antigüedad de los evangelios canónicos son parciales y artificiosos, limitándose a repetir la antigua incredulidad pagana.

Un discípulo contemporáneo de Fréret, es un autor español de nombre Pepe Rodríguez, cuyas obras van en el mismo sentido que el de su maestro. La misma actitud encontramos en la página 286 del capítulo 55 del Código Da Vinci.

A fin de cuentas, como diría Pascal, no hay argumentos valederos para quien no busca a Dios y prefiere seguir viviendo a ras de tierra... mucho importa para disponer el corazón al acto de fe, no perder de vista que la revelación como todo el orden sobrenatural, es esencialmente gracia, puro beneficio, don de Amor. Del Amor que mueve el sol y las demás estrellas, y cuanto más moverá nuestro pobre corazón.

Aquella obra humana, de la cual hablan Teabing y Langdon, fue realizada según ellos, por Constantino el Grande, al convocar el Concilio de Nicea y elevar la divinidad de Cristo. Esta aberración histórica, para variar, tampoco es original de Dan Brown, el autor del libro, sino de la secta de los cristianos, quien en una de sus publicaciones de caricaturas, denominada "la fuerza, Alberto cuarta parte", hace la misma aseveración. Estimo que los comentarios salen sobrando, porque como sabemos, el Concilio de Nicea si bien fue convocado por Constantino, éste no constituye el Cristianismo. Además el Concilio tenía como objetivos: consolidar la ortodoxia, aprobada por el Credo de los apóstoles y combatir la herejía del arrianismo; pero, desaprobación de textos apócrifos no la hubo.

Además, sabemos que el Nuevo Testamento, no solo esta conformado por los cuatro evangelios, sino por otros 23 textos canónicos.

3.1.- Gnosticismo y Evangelios Gnósticos.- Gnósticas fueron las corrientes históricas del siglo II al IV que utilizaban tradiciones secretas, esotéricas que podían procurar a sus adeptos la salvación mediante el conocimiento de los misterios divinos, escritos o transmitidos por iniciación oral. Los gnósticos, usaban raras veces tal calificativo para autonombrarse. Preferían los términos de elegidos, perfectos, hijos del Padre, generación inquebrantable, compañeros espirituales.

El término de apócrifos, fue usado en un principio por las sectas gnósticas para sus escrituras secretas, reservadas a los iniciados. Esta idea es extraña al Cristianismo, para quien resulta sospechoso todo esoterismo. La acepción de apócrifo, en su sentido exacto es el de "textos no recogidos en la lista de las Escrituras".

La gnosis consistió en no identificar a Jesús con el único Dios, negó la realidad de la encarnación además del sacrificio expiatorio del Señor, repudiando la resurrección. Estas versiones todavía prevalecen con el Cristo de la Nueva Era. En ellas, Jesucristo pudo ser el fundador de los Templarios, que no murió en la Cruz sino que se casó con María Magdalena, marchó a Francia y luego daría origen a la dinastía de los reyes capetos; o un viajero por India, China o Tíbet donde aprendería buena parte de sus conocimientos morales y curativos o en definitiva fue un extraterrestre.

3.2.- Versiones gnósticas sobre el proceso de autenticidad de los Evangelios canónicos.- José María Kaydeda, relata cuatro versiones, que según los gnósticos, la Iglesia ha seguido como procedimiento para decidir la autenticidad de los Evangelios Canónicos. Tales versiones son las siguientes:

1ª .- La obra "Libellus Synodicus", citada por tal autor, narra como se produjo el hecho: "a fuerza de rezar los obispos, para poder conocer los auténticos, estos se desplazaron volando y se posaron sobre el altar"(sic).

2ª .- La segunda versión expresa que "se colocaron todos los evangelios sobre el altar y entonces los apócrifos se vinieron al suelo"(sic).

3ª .- Esta tercera versión es similar a la anterior, se dice que los cuatro evangelios, se pusieron sobre el altar y entonces se conminó al Altísimo a que, si en aquellos libros, había una palabra que no fuera cierta, el libro se cayera al suelo. Cosa que no ocurrió con ninguno de los cuatro.

4ª .- Esta última versión, es más divina(sic) todavía según Kaydeda, y es la que dice que: "entró en el recinto una paloma, el Espíritu Santo, y se fue posando sobre el hombro de cada obispo para indicarle a cada uno, los cuatro libros."

El comentario final de Kaydeda, sobre las cuatro versiones citadas o "milagros" como el mismo las califica, es el siguiente: dejándonos de todos estos milagros, que en síntesis sólo vienen a demostrar que no hay criterio para la elección , hay que considerar que muchos de los apócrifos abundan en enseñanzas más humanas que las de los canónicos. Por último añade: "para terminar ésta noticia sobre el Concilio de Nicea y los Evangelios canónicos, una consideración: si en aquella época ninguno de los evangelios existentes estaba reconocido por unanimidad, ¿cómo se puede fundamentar la autenticidad de los "Evangelios" en la autoridad de una Iglesia, cuando la autoridad de esta Iglesia se tiene que probar por los 'Evangelios' mismos? El absurdo es desconcertante".

Es muy posible que al leer lo anterior, nos mueva a hilaridad tal narración. Nos mueve además la duda: el que esa persona, este obrando con alguna convicción o convencimiento propio; no sabemos en fin, si está tomándonos el pelo, o se trata de una mitomanía. No cabe duda que su ignorancia o su dolo en dado caso, son patéticos. Espero que alguno de los presentes no vaya a tomar en serio tales versiones por un lado, así como su argumentación final por el otro. Sin embargo, vamos a contradecir a Kaydeda y a sus gnósticos seguidores.

3.2.1.- Criterios de la Canonicidad.- El proceso para reconocer la canonicidad, no sólo de los cuatro evangelios sino de los libros del Nuevo Testamento, como dice Antonio Izquierdo, ha sido lento, algo tal vez complejo en los factores que intervinieron, pero seguro por cuanto que fueron guiados por la asistencia del Espíritu Santo, mismo que inspiró las Escrituras y asistió a la Iglesia para reconocerlos como inspirados.

Básicamente son cuatro los criterios que se han aplicado al Nuevo Testamento: 1.- Origen apostólico. Al inicio está la autoridad de Jesús, superior a los libros sagrados, bajo la formula: "Fue dicho a los antiguos... pero yo os digo..." Los apóstoles recibieron la misión de transmitir en forma auténtica la revelación de Jesús; para que un escrito pudiera ser tenido por auténtico, tenía que ser de origen apostólico; es decir, escrito por un apóstol o por algún colaborador. 2.- El uso litúrgico. Si es un criterio válido para el Antiguo Testamento lo será también para el Nuevo. En el caso de las cartas paulinas, eran leídas públicamente; su lectura usual en asambleas litúrgicas cristianas desde los tiempos apostólicos. Además el diálogo eclesial que revela que el Canon fue obra de fe de toda la Iglesia.

El tercer criterio, se refiere a la ortodoxia del escrito. Ningún libro podrá ser considerado auténtico por la Iglesia, si contenía una interpretación contraria a la ortodoxia del misterio de Jesucristo, formado por la tradición de los apóstoles. Así, la Iglesia como depositaria de la Tradición apostólica, por medio de los Concilios discernía sobre la ortodoxia o no de algunos libros sobre los que existían dudas. El Cuarto criterio lo constituyen las listas antiguas del canon. La formación de una lista de libros sagrados implica la aceptación de los libros enlistados como libros de carácter peculiar y significativos para la vida y la fe de la comunidad eclesial.

El más antiguo estudio relativo a la lista de las Escrituras, es un documento denominado el Canon de Muratori, llamado así por el nombre del bibliotecario de la Ambrosiana que lo publicó en 1790, sin embargo el catálogo data del año 200. Esa lista es casi igual a la de hoy con excepción de las epístolas de Santiago y de San Pedro, quedando el Pastor de Hermas fuera de aquel. Es en el III Concilio de Cartago del año 397, donde se elabora el listado de los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, correspondiendo a este último, los siguientes: cuatro libros de los Evangelios, un libro de Hechos de los Apóstoles, trece epístolas de Pablo el Apóstol, del mismo una a los Hebreos, dos de Pedro, tres de Juan, una de Santiago, una de Judas y el Apocalipsis de Juan. Es decir veintisiete en total.

3.2.2.- María Magdalena en los Evangelios Canónicos.- En los capítulos referentes a la Unción en Betania, respectivamente de Mt 26, Marcos 14 y Juan 12 se habla en los dos primeros, de una mujer y en el de San Juan, la identifica con María, hermana de Lázaro; en cambio en Lc 7, 36-50 se habla de Jesús y la pecadora. Por lo tanto, en ninguno de ellos, se identifica a ésta última con María Magdalena.

De María Magdalena habla San Lucas en 8,2 y San Marcos en 16,9 respectivamente, como aquella mujer de la cual habían salido siete demonios o de la que Jesús había expulsado a los mismos. Luego, en el capítulo sobre "El Sepulcro vacío" en Mateo 28,1; Marcos 16,1 y San Juan 20,1 se refieren a ella, como una de las mujeres que acudieron al sepulcro donde suponían que estaba el cuerpo de Jesús para ungirlo. Y, por último, en el pasaje sobre la aparición a María Magdalena por parte de Jesús hablan: Mateo en 28, 9-10; Marcos 16, 19-11 y Juan 20, 11-18.

En consecuencia, no existe un argumento serio que permita identificar a María de Magdala con la mujer pecadora.

Ahora bien, ¿será ésta acaso, "la campaña de desprestigio lanzada por la Iglesia" en su primera época, para difamar a María Magdalena de la cual acusa Sir Leigh Teabing a la Iglesia en el libro de Dan Brown en el capítulo 58, página 303?

Desgraciadamente, éste es uno de los tantos casos: el Código Da Vinci, o la última Tentación de Cristo, por ejemplo, que desfiguran con interpolaciones vulgares y literarias, los luminosos pasajes de los evangelios canónicos.

3.2.3.- El Evangelio de María.- En 1896 un egiptólogo alemán, alertado por algunas publicaciones de textos gnósticos, compró en el Cairo un manuscrito que contenía el Evangelio de María(Magdalena) y otros tres textos. A todo este conjunto, se le conoce con el nombre de Codex Gnóstico de Berlín. Otra versión de tales textos, cincuenta años más tarde, se hallaron incluidos además, entre los escritos descubiertos en Nag Hammadi. Estos manuscritos pertenecen a los principios del siglo III.

Supuestamente María Magdalena divulga en este evangelio parte de la enseñanza secreta de Jesús, el cual le había revelado. Por desgracia faltan cuatro páginas, las cuales cabe suponer que recogerían los aspectos más claramente gnósticos de la obra, aunque algunos subsisten en la parte que ha llegado hasta nosotros. La elección de María Magdalena como receptáculo de la Revelación esotérica de Jesús, viene en parte indicada por secciones del Nuevo Testamento, como Lc 10,38 y ss, donde se dice que Jesús le enseñó a solas (con todo no es seguro que María, la hermana de Marta y de Lázaro, pueda ser identificada con la Magdalena). También hay que atribuir su elección al deseo de mantener un cierto papel que en esos momentos, sólo propugnaban los gnósticos y otros grupos heterodoxos.

El investigador español Cesar Vidal Manzanares, en su obra intitulada "Los evangelios Gnósticos" que tradujo del idioma copto al español, presenta en diez párrafos, el documento relativo al Evangelio de María Magdalena, sin embargo, en ninguno de ellos se hace referencia a posibles relaciones maritales de ella y Jesús, mucho menos a la supuesta descendencia de ambos; independientemente de que tal traducción se halla hecho de un idioma a otro.

En otro documento gnóstico descubierto en Nag Hamnadi, encuadernado en el mismo volumen que contenía el Evangelio de Tomás, se encontró el Evangelio de Felipe, que atribuye a Jesús actos y dichos totalmente distintos de los que aparecen en el Nuevo Testamento: "la compañera del [Salvador es] María Magdalena. [Pero Cristo la amaba] más que [a todos] los discípulos y solía besarla [a menudo] en la [boca]. El resto de [los discípulos se sentía ofendido]... le decían "¿porqué la amas más que a todos nosotros?... El Salvador contestó diciéndoles: "Porque no os quiero como [la quiero] a ella". (Evangelio de Felipe 62,32-64, 5 NAL, p. 99). Procede el mismo comentario del párrafo anterior. Además, nótese que las interpolaciones(lo que está entre los corchetes) se pueden poner al antojo del interpolante.

3.3.- Gnosis y Nueva Era.- De acuerdo con el capítulo 62 del Código Da Vinci en su página 332, aclara que acaba de terminar la era de piscis y hemos iniciado con el tercer milenio la era de Acuario, es decir la New Age. Como ha de observarse en el transcurso de éste trabajo, el sistema gnóstico, se ha venido desdibujando a lo largo de la historia, si bien continúa presente en grupos reducidos como los cátaros, los rosacruces, francmasones y varias sociedades secretas, siendo ahora un conjunto de doctrinas que experimentan un gran auge y redescubrimiento en la New Age. La mayoría de los grupos de Acuario, representan una especie de resurgimiento contemporáneo de la gnosis. Esta se constituye como el pilar más fuerte de la religión del tercer milenio. "La gnosis es, entonces, la religión de la Nueva Era" La cuarta y última etapa de la Nueva Era, la que dice: sagrado si, religión no, es la que propone el libro de Brown, aunque por un lado afirma que las religiones, no sólo la católica, sino todas, son sólo metáforas o alegorías, creídas como verdades, según lo manifiesta en el capítulo 82, página 422, y por otro lado, propone el culto a María Magdalena, que para el caso puede ser otro cualquiera.

4. Conclusiones y recomendaciones.

4.1.- El libro de Dan Brown, "El Código Da Vinci" es representativo y se ubica en la literatura de la New Age. No acepta la Palabra revelada.

4.2.- El Cristo que nos oferta dicho libro, es un Cristo desnaturalizado, porque sólo pondera su humanidad y no presenta ni una brizna de su divinidad. Con ello, nos propone un arrianismo redivivo así como otra herejía conocida como pelagianismo.

4.3.- La Iglesia Católica, la presenta como una institución perversa y pervertida porque el autor se hace comparsa de la campaña difamatoria en contra de aquella; haciéndola pasar como aborrecible, y poniendo al lector en el peligro, además de dudar de su fe, de abandonarla sobre todo si no la conoce.

4.4.- Invierte la autenticidad de los evangelios canónicos por la de los apócrifos, proponiendo a éstos como verdaderos y como fundamento de la religión de la nueva era. Ofreciendo a cambio un culto de latría a María Magdalena.

En resumen, la propuesta de Dan Brown es la Apostasía Universal, porque niega la divinidad de Cristo; rechaza la función salvadora de la Iglesia; respecto de Dios, éste es un principio divino difuso, emanativo, no personal; las religiones no son más que un conjunto de alegorías o metáforas; sólo queda lo sagrado, que se manifiesta en el culto a María Magdalena que bien puede ser cualquier otro, incluso el de Satán.

Recomendaciones.

•  Hacer nuestra, la advertencia del Papa Juan Pablo II en el sentido de no dejarnos confundir por el gnosticismo, y formarnos una conciencia crítica para no aceptar en la literatura ese tipo de doctrina.

•  Al menos, conformar círculos de lectores, sobre todo de aquellos libros que representan peligro para la fe católica.

N.B. En caso de requerir la bibliografía del presente articulo favor de dirigirse a:fernando.hernandez@iest.edu.mx

* Lic. en Derecho y Mtro. en Der. Privado por la UAG; Dipl. en Der. Comparado por la U. Complutense de Madrid, en Relac. Diplomáticas por la Esc. de Funcionarios Internacionales de Madrid, en Comunidades Europeas por la U. de Estrasburgo; y Dr. en Educación por la U. de Houston.