El hombre, siendo un ser libre, responsable e inteligente, es a la vez fuente de grandes cambios trascendentes

Silvia Martin del Angel*

Ayer es historia

Mañana es misterio;

Hoy es el momento del cambio.

Idea central. EL HOMBRE es un ser humano libre. responsable. Inteligente, con capacidades y limitaciones que lo hacen único e irrepetible (original) teniendo en todo momento la capacidad y la decisión de cambiar, para ser mejor (superacion), haciendo uso adecuado de sus facultades, ya que es el único modo de dejar de creer que es un “títere de las circunstancias “

Una persona al reunir estas características implícitas en la idea central, que quizás sean las mínimas de las tantas con las que cuenta, al menos con éstas se convierte en alguien capaz de lograr todo lo que se proponga, en alguien siempre dispuesto al cambio para mejorar, para crecer como ser humano, pero sobre todo para trascender.

Una persona que no utiliza su inteligencia, qué no toma sus propias decisiones, que se deja manipular por otros, perdiendo su originalidad, es una persona incapaz de lograr sus propias metas, pues éstas son solo un espejo de las metas de otros.

Una persona sana es aquellaque logra un equilibrio entre ella misma y su ambiente.

Es una persona que tiene el poder y la capacidad de asegurar con firmeza cuanto dice y hace, como sinónimo de su libertad y responsabilidad.

Es una persona que no se deja manipular por el ambiente fácilmente, sin que ello signifique que lo ignore por completo.

Es una persona capaz de valerse de la crítica de los demás para mejorar, pero no tener un autoconcepto basado completamente en lo que los demás opinan de ella.

Cada quien, determina el rumbo de su vida y lo que quiere ser, esto quiere decir, que como personas que somos, tenemos en nuestras manos el poder de luchar para triunfar, o bien decidir que la suerte o los demás sean nuestras guías, lo cierto es que la primera es el pretexto de los fracasados y la segunda el precio de nuestra originalidad.

Debemos ser capaces de vernos por un momento como lo que realmente somos, sin máscaras, y veremos lo buenos y exitosos que potencialmente podemos llegar a ser; esto sí nos vamos por el camino que una vez decidimos emprender hasta finalizarlo, no dejándonos intimidar por los obstáculos que haya en éste, pues en el camino habrá cambios, los habrá si son necesarios. Todos somos seres capaces de cambiar, sin embargo no debemos olvidar que quizás haya cosas que no podamos cambiar y ahí radica nuestra madurez, en el acto de vivir en paz con esas cosas que no podemos modificar.

* Alumna de 7o. Sem. de Psicología en el IEST.