Enfrentamiento por el SIDA

Ana Lucía Duque González*

El 6 de Mazo del 2005 Rodrigo Vera columnista hizo una publicación acerca de un enfrentamiento ocurrido entre la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaria de la Salud (SSA) debido a unos documentos oficiales que revelaron un conflicto.

La Secretaría de Salud tuvo un duro enfrentamiento con la Secretaría de la Defensa Nacional porque esta niega suprimir dos legislaciones internas que impiden entrar y permanecer en el ejército a las personas infectadas con el virus del SIDA.

Los altos funcionarios de ambas dependencias publicaron en enero del 2004; la Secretaría de Salud consideraba discriminatorias e ilegal que la Ley del Instituto de Seguridad Social para las fuerzas armadas como el reglamento de Reclutamiento de Personal para el Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana actuaran de esa manera.

El 2 de Febrero se dio la primera publicación por Jorge Saavedra López director general del Centro Nacional para la Prevención y Control del SIDA (Censida). Y estaba dirigida al general Norberto Manuel Heredia Jarero, director general de Sanidad Militar Sedena y vocal de esta secretaría ante el consejo Nacional para la prevención y control del SIDA en la cual Saavedra señala que la nueva legislación del ejército “ es contradictoria con la normatividad oficial vigente para entrar” por lo que pidea la Sedena que se modifique la parte de su reglamento que donde estipula que los aspirantes a pertenecer a las Fuerzas Armadas deben someterse al examen del SIDA.

La carta que se publicó en el Diario Oficial de la Federación y señalaba que los aspirantes se sujetarán a los siguientes exámenes clínicos:

- De Laboratorio: reacciones seroluéticas(VDRL, VIH y Hepatitis B y C). También comentaba acerca de que era incomprensible que se había establecido el año pasado para reformar la Ley del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas en la cual se considera vulnera derechos fundamentales como el derecho a la salud, a la seguridad social y al trabajo de los mili tares que viven con VIH, se haya reglamentado que la exigencia de realizar el examen del VIH a aquellas personas que pretendan ingresar al ejército y fuerza armada, lo que legaliza la violación al derecho por voluntad de hacerse la prueba del VIH y el consentimiento informado.

Así mismo se enumeran algunas disposiciones contenidas en el capítulo 6 de la Norma Oficial Mexicana para la prevención y el control de la infección por el Virus de Inmunodeficiencia Humana tales como que:

  • Toda detección del VIH se rige por varios criterios como, que no se debe solicitar como requisito para el acceso a bienes y servicios, contraer matrimonio, obtener empleo, formar parte de instituciones educativas o para recibir atención médica; quien se somete a análisis debe hacerlo con consentimiento suficiente , en forma voluntaria, con firma de autorización o en su caso huella dactilar y seguro de que se respetará su derecho a la prevacía y a la confidencialidad del expediente;

  • Ninguna autoridad puede exigir pruebas de detección del Sida a un individuo, o los resultados de las mismas, sin que se presente orden judicial.

Después de mandar esta carta, Saavedra advierte que la ejecución de la normatividad es función de la dependencia a su cargo por lo que le pide al Ejército que modifique su reglamento. El Doctori Julio Frenk presidente del Conasida, da una respuesta integral a este problema afirmando que es necesario aplicar dichas disposiciones en un marco de respeto a las garantías individuales y a los derechos humanos de los mexicanos y mexicanas e invitó que por su conducto se modifique el artículo 20 del reglamento.Y así Julio Frenk nunca tuvo respuesta y con carácter de ausente el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Ssa Roberto Tapia Conver envió la carta al mismo General Jarero pidiéndole que asistiera a una reunión para tratar el tema. Siendo así por fin que lograron la declinación del Campo Militar Número 1 y la aplicación de la norma Oficial Mexicana para laPrevencióny el Control de la infección de Virus de la Inmunodeficiencia Humana, voluntariamente, con el consentimiento informado o la aprobación del aspirante, en forma confidencial, y no obligatoria.

Logrando satisfactoriamente el decline del director general de sanidad evitando una discriminación contra estas personas que soportando la carga que les pesa tienen derechos y obligaciones con el país permitiéndolestener una vida común y corriente claro sin olvidar que tengan el cuidado necesario para también tener seguridad de que no haya más infectados; llegar a ser conscientes de la responsabilidad que tienen.

* Alumna de 1er. sem. de Lic. en Derecho en el IEST.