Identidad Mexicana

Miguel Sánchez Moreno *

Hablar de la identidad Mexicana es hablar de un tema en el que no se llega a ningún sitio puesto que cada quien tiene una idea que difiere siempre a la de los demás.

 La sociedad mexicana es una mezcla de culturas, raíces, lenguas, costumbres, etc… , que van cambiando del norte al sur y viceversa y desde el sudeste mexicano hasta el norteño estado de Baja California. Es sin duda un tema de amplio estudio pues para aproximarse a una definición si bien, no exacta, más cercana al común denominador del pensamiento de la gente hay que adentrarse en las entrañas del país, de la vida diaria de la población en general.

 Junto con los cambios ocurridos en México en materia económica  y demográfica durante las últimas décadas, se han gestado importantes transformaciones en la sociedad del país. Las transiciones demográficas, económica y política son la expresión más visible de la transición social, que es la más profunda y que compete a la vida privada de las personas y ala organización social.

 La evolución social se manifiesta tanto en las modificaciones de valores, percepciones, motivaciones conductas y actitudes individuales, como en la recomposición de grupos y en el cambio de los comportamientos colectivos con relación a los asuntos públicos.

 Para ello hay que remontarnos hasta la conquista de los españoles y más atrás hasta la época prehispánica donde las grandes culturas mesoamericanas hicieron de México sus tierras. Desde los Mexicas que guardaron celosamente la imagen del águila devorando la serpiente hasta los indígenas actuales pasando por todo el mestizaje se puede hablar de los mexicanos.

 La identidad se crea dentro de un proceso histórico que va generando nuevas integraciones en cada etapa de la historia.

Esta esta en evolución constantemente y en cada salto de generación sufre un deterioro para algunos y una mejora para otros, lo que si bien nos llega a unir a todo el país o fuera de mexicanos es sin duda la virgen de Guadalupe, así estemos dentro del país o fuera de este la devoción mexicana por esta representación religiosa rompe fronteras y es capa de juntar a los ¨ mexicanos de origen ¨  o a los ¨ mexicoamericanos ¨ estén donde estén traspasando fronteras, estratos sociales y económicos.

La fusión impresionante de dos culturas tan diversas como las que se fraguaron en nuestro territorio a partir de la segunda decena del siglo XVI, indudablemente que a consta de un gran sacrificio, tal y como sucede siempre en toda fragua y forja.

Esa fusión de culturas y cosmovisiones fue continuada a lo largo de trescientos años sobre nuestro territorio, a diferencia de lo que sucediera con otro tipo de colonizaciones en nuestro propio continente, en donde no hubo fusión de razas y de culturas, sino aniquilación de la etnia conquistada, con cacerías de exterminio, o en el mejor de los casos reducción de ella a ¨ reservaciones ¨ aisladas.

 Así, la concepción de la nación mexicana como culturalmente homogénea se ha vuelto inadecuada, en buena parte porque los propios indígenas así lo muestran. Debe recordarse que uno de los soportes ideológicos de tal concepción homogénea es el mito del mestizaje.

Es decir, el proceso de mestizaje, no solo biológico sino también cultural, que ha tenido una gran importancia desde la época colonial, se mitifico en los discursos oficiales para presentarse como una especie de destino universal a inoperable de los mexicanos.
Este mito tuvo la función positiva de proporcionar un marco de inclusión, donde tenían cabida a los descendientes de los pueblos aborígenes y de los africanos, y sirvió también para romper barreras de color y evitar los peores extremos del racismo; sin embargo, al condicionar la inclusión plena al momento de la fusión, creo una visión ficticia de la realidad nacional.

 El movimiento de 1994 elevo el problema indígena a la conciencia nacional, e hizo que las instituciones de gobierno, las organizaciones sociales y la sociedad en general participaran de manera mas activa en la atención  de los problemas de este importante sector de la población.

 Por ultimo quisiera decir que la identidad mexicana es un problema político y cultural.

*Actualmente cursa la carrera  de I. I. S.  en el IEST