Mucho ruido y pocas nueces

Ismael J. Linares Marcelino *

En estos dos últimos años, la política en nuestro país ha llegado a extraños niveles de importancia, convirtiéndose en un tema de moda en la sociedad mexicana, siendo tocado ahora en casi cualquier espacio de libre expresión, es así como ahora los políticos y los temas del Gobierno no son solo abordados en los noticieros y diarios del país, ahora también se ha acentuado su presencia en programas cómicos, (como el famoso “Privilegio de Mandar”), en revistas, canciones, etc. Si bien, puede haber muchas explicaciones para el suceso de este fenómeno, desde la “verdadera libertad de expresión” que prometió el Presidente Fox, hasta el reclamo de una sociedad que ya no puede quedarse estática ante los actos mas despóticos de la autoridad, las consecuencias son variantes y no precisas, es decir mucho ruido y pocas nueces...

 Por una parte al hablar de  la política de manera mas abierta, se puede analizar casos como los “videoescandalos” con sus estrellas Bejarano, Ahumada, o el “Niño Verde” y mas recientemente de las propiedades del “humilde” Arturo Montiel (y claro tan solo estos de los que conocemos por que han dado a la luz, no quiero ni imaginarme la cantidad de situaciones que hay así a la sombra) pero, ¿realmente nos hemos vuelto una sociedad mas crítica y exigente con nuestras autoridades? Con todo este manejo de información ¿ha servido para que estemos listos para analizar propuestas, ideas y proyectos de campaña de los candidatos? Y no tan solo de los candidatos a al presidencia, sino  también de los candidatos a gobernador, diputados, senadores, etc. De antemano se que una cultura crítica,  no es fácil de asentar en una sociedad manipulada ya desde hace muchos años por intereses de unos cuantos, pero ante la gama y mar de información que se ve diariamente, sería como para gestar ya en la población una inquietud de cuestionar.

 A tan solo unos cuantos meses de las votaciones federales, creo que debemos ser mas críticos y exigentes con la información que se maneja en todos los espacios de comunicación y claro está, poner un poco mas de interés en estos temas, por que queramos o no, este es nuestro país, estado o ciudad, y de una u otra forma lo que sucede al país, nos sucede a todos. Yo en lo particular, soy partidario de la idea de que es mejor saber la verdad, por mas amarga que esta sea, para saber donde se esta parado y poder trabajar con lo que se tiene y no toda la vida vivir de cuestiones a medias o entre la neblina, ¿no cree usted?

* Estudiante de 6o.  semestre de la carrera de Derecho en el IEST