Sueña en Grande

Melani Edith García Martínez *

La Asociación Abriendo Caminos del IEST nos presenta este año, por segunda vez consecutiva, el Congreso "Sueña en Grande" donde cinco conferencistas, han venido a darnos un testimonio de vida y obra personales, a través de los cuales todos nosotros podemos sacar provecho, y de cada conferencia una enseñanza de vida. Este tipo de eventos beneficia a las personas que asisten, aunque tal vez muchos no entiendan el mensaje, afortunadamente hay personas que encuentran un mensaje de esperanza para su vida, una nueva manera de ver la vida e incluso una inspiración para cambiar su vida. También ayuda en gran manera a las personas que lo organizan pues así demuestran su alta escala de valores y su espíritu de liderazgo, el cual está latente en cada uno de nosotros.

A continuación presento a los conferencistas y su mensaje:

Javier Prieto

"Atrévete"

Comenzó hablando de los jóvenes, hombres y mujeres y el papel que jugamos en la transformación del mundo en un entorno mucho mejor para todos. Uno de los cambios más notables está en el México actual; la democracia, que es un nuevo concepto que las personas hemos empezado a manejar, muchas personas han luchado por ella pero aún debemos potencializar nuestros esfuerzos para que sigamos así, y no sólo esto sino que también para lograr cambios mucho más significativos.

Debemos preguntarnos de manera individual ¿qué queremos? ¿cómo es que nos vemos? ¿cómo es que construiremos este futuro? Para hacer esto debe haber un líder en cada uno de nosotros, un verdadero líder es quien lucha por lo que quiere.

Para explicar lo que hace un líder nos comentó una analogía: Un capitán cada vez que se enfrentaba con sus marineros contra piratas pedía una camisa roja para que si sangraba los demás no se dieran cuenta y no se preocuparan por él, pero un día que muchos piratas lo iban a atacar mejor pidió un pantalón café.

¿Qué significa esto? La camisa roja significa pasión, la cual nos hace arriesgarnos, atrevernos a enfrentar lo que sea. Audacia, pues nada pasa por suerte, debemos tener una estrategia, un plan de acción, lograr pequeñas metas hasta llegar a la cima. Confianza, pues en ella está una actitud positiva que nos hace creer en nosotros mismos, e iniciativa, su característica es la acción, la cual nos hace ser mejores.

Por otro lado, el pantalón café significa las críticas, mentiras, pero debemos luchar contra esto, aceptar esa lucha y tener persistencia, que es intentar una y otra vez y aprender de los errores, tratar de diferentes maneras hasta lograr lo que queremos.

Pero para todo esto debemos tener planeación, no ir con la corriente sino ser razonables y trazar una guía. Sabemos que vivimos tiempos de crisis; económicamente, políticamente, etc., incluso de liderazgo, y esto nos hace preguntarnos ¿dónde están los líderes?

En México, desafortunadamente vivimos en una época de pobreza espiritual, donde las familias rotas generan personas frustradas, sin esperanzas y con pocos valores, pero debemos saber que aunque sintamos que no podemos hacer mucho, no es así, pues en cada uno de nosotros existe un líder, el cual está latente, esperando la oportunidad de florecer.

La mayoría de nosotros vivimos esperando que alguien llegue a cambiarnos, a cambiar el mundo, pero debemos saber que esto no existe, que nosotros somos estas personas que somos capaces de crear un mejor entorno para vivir.

En México muchas veces nos preguntamos ¿tenemos los políticos que merecemos?, la verdad es que sí, pues la sociedad piensa que la política es mala y así le concede de alguna manera una justificación a los supuestos líderes de la sociedad.

Vivimos tiempos de retos, pero debemos adquirir o recuperar la confianza, la cual es el motivador para seguir adelante. Debemos exigir menos y aportar más a través de nuestra acción, decidir entre resignarnos o reasignarnos, lo cual definirá lo que lograremos.

Debemos cerrar la brecha de nuestros problemas, resolverlos y salir al mundo aceptando el reto, hombre o mujer para resolver los conflictos y necesidades que el mundo actual tiene, como la globalización que nos enfrenta retos, pero que juntos podemos colaborar para mejorar nuestro entorno, atrevernos a cambiar.

Andrés Aguilar

"Tu vocación"

Con muchas expresiones graciosas y arrancando muchas carcajadas de los menos inhibidos, Andrés Aguilar nos dio un mensaje; "Sí se puede", luchar por nuestros sueños, atrevernos a soñar. Fue una conferencia muy divertida, pues además de que su mensaje fue muy claro, nos ofreció un momento de diversión.

Habló de los "zapes" que recibimos en la vida, cómo es que algunos momentos, situaciones y personas, nos hacen ver lo que realmente queremos, aunque muchas veces no queramos reconocerlos e ignorarlos. Muchas personas no le dan importancia a esos zapes y siguen su vida sin tener el control de ella, sólo guiados por los demás, padres, amigos y la sociedad, y sobre todo por la razón en vez de hacer caso a esa espinita que todos tenemos en nuestros corazones, y que nos dice qué es lo que realmente añoramos, lo que nos dicta nuestra vocación.

Para muchas personas, tal vez una carrera es sólo una manera de comer, de vestir, de tener un techo dónde resguardarse, sí es cierto, tener un trabajo por más humilde que sea nos hace asegurar que tendremos que comer, aunque no para muchos, en fin. El decidir qué es lo que vas a hacer el resto de tu vida, o de qué manera laboralmente vas a obrar, es sumamente difícil, debería ser una decisión en base a esos zapes, pero muchos de nosotros nos decidimos en base a las "oportunidades", la remuneración, prestigio, haciendo caso a terceras personas, siendo que deberíamos ser nosotros los que debemos decidir esta importante decisión.

Volviendo con el conferencista habló de sus cuatro zapes que le hicieron comprender cuál era su vocación, primero en sexto año de primaria cuando su mamá lo dejo ir en "taxibús" a la escuela, él por interactuar con las personas del transporte empezó a declamar "mamá, soy Paquito" y las personas empezaron a reír, esto le impresionó pues le gustaba que personas que parecían sentir que viajaban solas, de repente empezaron a tener una convivencia al ponerle atención y así lo hizo durante meses. El segundo zape fue cuando le preguntaron qué quería ser de grande y, aunque lo sabía no quiso reconocerlo. Habló sobre un show donde las personas se entregaban a los actores, le impresionó tanto que decidió que eso era lo que quería ser, provocar reacciones en las personas, ese acto era la lucha libre. El tercer zape fue cuando hizo una audición para la Universidad de Payasos, pues al quedar se dio cuenta de lo que quería. Aunque al principio no recibió apoyo de su papá, después se fue con una beca. Su cuarto zape fue cuando ya estaba graduado y trabajaba en un circo, fue a un hospital y una niña que estaba quemada empezó a reírse con él y fue sorprendente la felicidad de la niña a pesar de su estado, ahí fue cuando decidió que quería darles a los enfermos un momento de alegría para mejorar su estado, ese fue el inicio de la "risoterapia" que ya ha llegado muy lejos con muchos voluntarios y abriéndose camino en todo México.

En fin, esto despertó en mí la necesidad de luchar por mis deseos por más raros que sean, por más que mi razón quiere intervenir, este mensaje muchos deberíamos adoptarlo y buscar nuestros sueños, pues todos tenemos una vocación, un poder que tenemos la responsabilidad de desarrollarlo y hacerlo en beneficio de los demás, esto es nuestra vocación.

* Alumna de 1er. sem. de Administración en el IEST.