Pasar al contenido principal

Solemne ceremonia

La gran mayoría de las profesiones rige su actuación de acuerdo a normas éticas precisas. En el caso de la Medicina, el apego y observancia a elevados valores morales y tradiciones, es importante. Una de estas tradiciones, es el juramento que el estudiante hace ante un cadáver anónimo; el cual se realiza en un gran número de escuelas de Medicina del país y que representa el compromiso que el joven adquiere con la profesión, con la institución educativa y con su familia.

Por ello el IEST, en concordancia con sus valores y objetivos formativos, entre ellos un profundo respeto por la dignidad humana y por la vida desde su concepción hasta la muerte natural, decidió realizar el pasado 25 de agosto la “Ceremonia de juramento ante el cadáver anónimo”. Ésta se realizó en el vestíbulo del edificio de Ciencias de la Salud y en ella participaron alumnos de 1er semestre, pertenecientes a la 3ª generación de la Licenciatura en Médico Cirujano.

En esta ceremonia estuvieron presentes el Mtro. David Gómez, Rector; el Mtro. Jorge Barrón, Vicerrector Académico; el Mtro. Ernesto Ramos, Vicerrector de Desarrollo y Educación Media Superior; el Dr. José Arturo Vázquez, Coordinador de la Licenciatura en Médico Cirujano y el Pbro. y Lic. Noé González, Capellán del Campus Altamira y Coordinador de la Licenciatura en Filosofía.

El programa dio inicio con un solemne mensaje del Sr. Rector, quien puntualizó la importancia de este acto. Posteriormente, tomó la palabra el Coordinador de la Licenciatura en Médico Cirujano, quien recordó a los presentes el respeto y gratitud que se debe tener hacia la persona, que sin saberlo, ofrece su cuerpo en bien de la educación médica. La ceremonia prosiguió con el juramento solemne de toda la 3ª generación, el cual fue dirigido por los alumnos Ana Karla Tobías, José Guillermo Beaven, Jorge Ernesto Ocampo y Roberto Ruiz. El evento concluyó con la participación del Capellán del Campus Altamira, quien realizó una lectura del Antiguo Testamento y procedió a la bendición del cuerpo.

Share this post