Pasar al contenido principal

¿Morrión de cresta o capacete ibérico? Los cascos de los conquistadores españoles

¿Morrión de cresta o capacete ibérico? Los cascos de los conquistadores españoles

El Dr. Marco Cervera Obregón, como parte de los 500 años de la caída de México Tenochtitlán, comparte un interesante artículo sobre los cascos ibéricos usados por los hispanos durante la conquista.

Rumbo a los 500 años de la caída de Tenochtitlán, el cual se cumple el próximo 13 de agosto del presente 2021, la Universidad Anáhuac México, a través de diversos proyectos de investigación, conferencias y publicaciones se hace presente en dichas conmemoraciones.

En ese sentido, a lo largo de los siguientes meses estaremos compartiendo una serie de pequeños artículos titulada: Las armas de la conquista. A 500 años de la caída de México Tenochtitlán, en la que, a partir de pequeños textos, el Dr. Marco Cervera Obregón, integrante del Centro de Investigación en Culturas de la Antigüedad (CEICA) de nuestra Facultad de Humanidades, Filosofía y Letras, presentará algunos de los artefactos bélicos que se usaron durante este periodo en México.
 
¿Morrión de cresta o capacete ibérico? 
Los cascos de los conquistadores españoles

Son muchos los mitos que han acompañado a la historia de la conquista de México, entre ellos el determinismo tecnológico en el que un reducido número de hispanos, completamente acorazados con armaduras y caballos acabaron con todo un imperio precolombino.
Hoy en día ya hemos superado ese mito y sabemos que, en materia del arsenal hispano, no estaban tan completamente armados como se pensaba. Pese a ello, seguimos arrastrando una importante deficiencia en materia de conocimiento del tipo de panoplias que dichos hispanos llevaron consigo. 
Eso se debe, entre otros motivos, a que se trataba de una tecnología bélica en transición que estaba presentado importantes cambios dados desde finales del siglo XV, y para cuando los hispanos llegaron a tierras mesoamericanas, tan solo habían pasado unos años en el siglo XVI en el cual no podemos argumentar una total vanguardia en su equipamiento.
Uno de los artefactos bélicos más emblemáticos y que quizá representa en el escenario popular al llamado soldado de la conquista es el denominado morrión de cresta, un casco de metal que se caracterizaba, como su nombre dice, por una gran cresta en la parte medial del artefacto.
Lo hemos visto representado hasta el cansancio en todo tipo de manifestaciones culturales, desde series y películas, ilustraciones, dibujos, e incluso hasta en pequeños modelos de juguetería donde el símbolo del conquistador hispano está presente en un solo artefacto: el morrión de cresta.
Hasta el momento no existe un estudio científico que historiográficamente defina el origen de este mito, teniendo por antecedente que este tipo de casco no es el que realmente corresponde al que debieron traer los hispanos en la época de la conquista de México. 
Tenemos noticia de que este tipo de cascos tiene antecedentes muy tempranos, desde por lo menos el siglo XIII en la Europa Medieval, aclarando que además no fue el único casco que probablemente llevaron dichos hispanos.
Sus antecedentes más claros los reconocemos en los llamados capacetes ibéricos, cascos de tipo abierto que protegían la cabeza y que tuvieron una amplia aceptación y difusión desde aquella época, siendo especialmente en Aragón donde se fabricaban.
Al paso del tiempo fueron perfeccionándose y evolucionando, llegando a conocer diversas tipologías que fueron sumando diversos elementos para mejorar la protección tanto de infantes como de caballerías.
Una característica que se mantiene hasta finales del siglo XV e incluso muy adelantado el siglo XVI, es el de permanecer en su calva, es decir en la parte superior del casco, una forma oblicua sin ningún tipo de cresta, aunque ya a mediados del siglo XVI comienzan a aparecer versiones con ciertas protuberancias o crestas denominados, morrión hispano, capacete morrión, capacete español, entre otros términos.
Es precisamente estos últimos el que erróneamente se les atribuyen a los hispanos, pero que en realidad comienzan a aparecer algunos años después de las fechas marcadas para la conquista de México, es decir entre 1519 a 1521. 
En realidad, estos morriones de cresta son en el fondo un capacete, pero con la protuberancia mencionada, misma que fue creciendo a lo largo de los años desde mediados del siglo XVI, es decir que la protuberancia, por más sencilla que se vea, es realmente un elemento tardío que no corresponde a la época que nos interesa. Este tipo de caso ha sido más relacionado con los llamados Tercios Hispanos y no debemos vincularlos a los conquistadores españoles, por lo menos del periodo comentado.
Por el contrario, entonces debemos preguntamos cuáles eran los cascos que llevaron los españoles. Debemos retomar los capacetes hispanos más tempranos realmente de las tipologías desarrolladas a finales del siglo XV, los cuales se mantuvieron realmente lisos en su calva o posiblemente con una muy tenue cresta que nada corresponde con los modelos mucho más desarrollados que tradicionalmente se nos muestran.
Finalmente advertir que los hispanos, los pocos o muchos que debieron llevar estos artefactos, también complementaron su defensa con gorjales, una suerte de protección especial para el cuello, entre otras armas defensivas que veremos en futuras notas.
*
El Dr. Marco Antonio Cervera Obregón es arqueólogo por la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México, Maestro en Arqueología Clásica por la Universidad Autónoma de Barcelona y doctor en la misma especialidad por el Instituto Catalán de Arqueología Clásica y la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, España.
Se ha especializado en la arqueología, historia y cultura mexicas. En arqueología e historia militar tanto en el ámbito mesoamericano como en el mundo clásico Mediterráneo. Ha participado en diversos proyectos de investigación arqueológica en países como México, España e Israel, entre los que destaca el proyecto Magdala de la Universidad Anáhuac México.
Es autor de los libros: Breve historia de los aztecas, El armamento entre los mexicas y Guerreros aztecas, además de diversos artículos en revistas especializadas y proyectos editoriales en conjunto como el Oxford Handbook of the Aztecs. Es miembro de número, de la Asociación Española de Historia Militar, presidente y fundador de la Asociación Mexicana de Arqueología e Historia Militar, y es investigador de tiempo completo en el Centro de Investigación en Culturas de la Antigüedad de la Universidad Anáhuac México.
Para leer más:
De Esteban Marfil Bonifacio, “El capacete o el éxito del casco abierto con alas: su uso y pervivencia en la Península Ibérica entre los siglos XIV al XVI”, en Guerra y tecnología. Interacción desde la antigüedad al presente, Fundación Ramón Areces, ASEHISMI, 2017, 135-165. 
Soler del Campo A, La evolución del armamento medieval en el Reino castellano leonés y Al-Andalús, (siglos XII al XIV), Madrid, 1993. 
 

Más información:
Facultad de Humanidades, Filosofía y Letras 
Centro de Investigación en Culturas de la Antigüedad 
Dr. Marco Antonio Cervera Obregón 
marco.cervera@anahuac.mx