Skip to main content

3 tecnologías cibernéticas que parecen del futuro pero ya están aquí

tecnologías cibernéticas

Cuando hablamos de tecnología muy pocas cosas ya nos sorprenden. Es curioso pues  hace solo unas cuantas décadas atrás todavía soñábamos con los avances científicos y tecnológicos que hoy encontramos en nuestro día a día.

Uno de esos avances científicos es el de mejorar el cuerpo humano a través de la cibernética, la ciencia de trasladar funciones y sistemas orgánicos a mecanismos electrónicos. 

Superfuerza, destreza sobrehumana y sentidos más agudos, ya no son ciencia ficción. De hecho, están aquí.

A continuación, te ofrecemos un vistazo a los ejemplos más impactantes  de la cibernética moderna y cómo han ayudado a docenas de personas, a veces, con funciones tan básicas como ver o sentir.

 

1. La antena que te permite "escuchar colores"

Neil Harbisson es un activista y artista británico que nació con la incapacidad de “ver colores”. Y también es el primer ciborg reconocido en el mundo por un gobierno. 

Para esto, en el 2003, y estando aún en la Universidad, Harbisson comenzó a interesarse por la capacidad del cuerpo humano para ser “”mejorado” por medio de la tecnología. Comenzó a desarrollar una antena que pudiera ser “instalada” en su cabeza con el fin de permitirle distinguir los colores. 

Esta antena fue diseñada por el mismo Harbisson, en compañía de su compañero de clase, para permitirle “escuchar colores”. La antena, como cualquier otro receptor de ondas, parte del principio de que todo color es en realidad una frecuencia, y, por lo tanto, al recibirla (o “percibirla”) la antena puede ser interpretada en sonidos. Algo muy similar a lo que ocurre con la radio, excepto que la “antena de Harbisson”, le permite captar frecuencias de colores más allá de las visibles por el ojo humano. Tal es el caso de los rayos ultravioleta y los rayos infrarrojos.

cibertecnología

2. La mano cibernética que "siente"

Durante años, los investigadores más importantes de los campos de la cibernética han buscado que sus creaciones simulen los movimientos naturales del cuerpo humano. De esta forma, al sustituir un brazo o una pierna, la prótesis que se brinde a la persona sea lo más convincente y funcional posible. 

Curiosamente, no fue hasta el 2014 que los científicos lograron algo igual de impresionante: dotar de tacto a estas prótesis cibernéticas.

El brazo LUKE (una referencia al protagonista de la Trilogía de Guerra de las Galaxias, Luke Skywalker, quien usa un brazo cibernético) utiliza un motor de presión para medir la resistencia que opone un objeto sólido y así transmitirla a su usuario, confiriéndole la sensación de “tacto” de forma inmediata y muy natural.

Además, la prótesis también reacciona con sensores a los estímulos del músculo del usuario, lo que le permite controlar mejor el movimiento y así lograr mejor agarre.

En el 2016, el primer brazo LUKE se ofreció comercialmente a veteranos militares que perdieron su brazo en conflictos bélicos en todo el mundo, con muy buenos resultados para sus usuarios. 

Se espera que mejores costos de producción y una distribución a gran escala continúe ayudando a llevar este maravilloso dispositivo cibernético a más personas.

 

tecnología del futuro

 

3. El primer ojo cibernético ya fue implantado

Si existe una imagen icónica en el cine de ciencia ficción es la de un ciborg y su brillante ojo cibernético; un ojo avanzado implacable que ve más allá de la vista común. 

Durante décadas, la idea de poder incrementar el poder de nuestra visión ha sido un tema frecuente en la ciencia ficción, sin embargo,  hoy en día estamos al borde de un precedente único en el tema, ya que los ojos cibernéticos ya no son cosa de la alocada imaginación de los cineastas.

Para empezar, en el 2008, el cineasta Rob Spence fue la primera persona en la tierra en reemplazar su ojo derecho por una minicámara funcional. Al sustituir su ojo, el cual había quedado inservible tras un accidente en la infancia, Rob esperaba brindar una mirada única al mundo de lo que los avances tecnológicos tienen en puerta para el ser humano.

En el 2013, la compañía norteamericana Second Sight entró al panorama con la primera aprobación sanitaria para sus prótesis oculares, las cuales, una vez instaladas en los ojos de sus usuarios ciegos, les permite ver de nuevo gracias a un sistema de cámaras y microprocesadores de bolsillo que “interpreta” su entorno. 

Aunque el sistema requiere de algunos ajustes (y solo está disponible en Estados Unidos, por el momento), ya ha causado revuelo en la comunidad oftalmológica quienes alabaron tan impresionante logro. 

Actualmente, varias compañías continúan investigando nuevas tecnologías y técnicas para incorporar los nuevos avances de la tecnología en nuestros cuerpos con el máximo beneficio, pero con el mínimo riesgo. Lo que antes parecía superpoder de historieta ahora es nuestro futuro. 


Y tú, ¿qué otro superpoder o capacidad crees que debería ser implementado en nuestro cuerpo? ¿Crees que existan peligros importantes que se deberían discutir antes? ¿Valdría la pena?