Skip to main content

5 claves para ser felizmente productivo

5 claves para ser felizmente productivo

Definitivamente, está en el radar de muchos buscar ser mejores y desarrollar una mayor capacidad para realizar más cosas en menos tiempo, tanto para el ámbito personal como profesional. Cabe aclarar que la eficiencia y la productividad no se refieren únicamente a “trabajar mucho”, sino a saber escoger, planear y ejecutar de la mejor forma posible las actividades que queremos realizar, haciendo un uso apropiado de los recursos con los que contamos.

La gente productiva no solo se define por la cantidad de actividades que ejecuta bien, sino por su capacidad para sincronizar y jerarquizar todas sus tareas por grado de importancia y administrarlas adecuadamente.

Así, pues, comencemos por hacer notar que, para el día a día, uno de nuestros recursos más valiosos es el tiempo. Este es la materia prima que invertimos en todo y para todo, desde trabajar, descansar e interactuar con otras personas, hasta trasladarnos de un lugar a otro, divertirnos o ir al baño. El tiempo es la “moneda de cambio” para nuestras vivencias en general.


La eficiencia y la productividad no se refieren únicamente a “trabajar mucho”, sino a saber escoger, planear y ejecutar de la mejor forma posible las actividades que queremos realizar, haciendo un uso apropiado de los recursos con los que contamos.

Absolutamente todas las actividades que desempeñamos requieren, en mayor o menor medida, de nuestro tiempo, pero también, por otro lado, de nuestra mente y, por ende, nuestra energía. El tiempo y la energía son las “monedas de cambio” para las vivencias en general, así que administrarlos y emplearlos adecuadamente debería estar en nuestro interés para mejorar el uso y relación entre ambos factores.

A continuación, te presentamos los cinco puntos clave que te permitirán tomar una mayor conciencia y dirección de tu productividad.

1. Organización 

Si quieres “llegar a algún lugar”, lo primero que tienes que definir claramente es “a dónde quieres ir”. Así pues comienza con definir qué hacer. Visualiza tu día y anota cada pendiente que deseas resolver. Evalúa la carga de actividad que te estás trazando. Recuerda que un exceso de labores te generará estrés y te hará perder foco, mientras que tener tareas de menos hará que caigas en el ocio y provocará tu dispersión.

2. Priorización adecuada 

De todas las actividades del día siempre hay algunas más importantes que otras, unas críticas y otras no tanto. Dale a cada una el lugar que le corresponde y asígnale momentos durante tu día. Considera la calidad de la energía con la que cuentas a lo largo del día. Así sabrás que hay ciertas tareas que te favorecerá hacer al inicio de tu jornada, mientras que otras pueden esperar a momentos en los que no requieres de tu 100% de capacidad.

3. Subdivisión de temas mayores en actividades pequeñas y “cumplibles”

Hay tareas que pueden tomar días o incluso semanas. En lugar de estar aplazando día con día la consecución de una sola tarea, puedes dividirla en múltiples actividades que eliminarás de tu “agenda” conforme vayas avanzando. El hecho de llevar la cuenta de varias actividades por día te dará foco en la realización de tu proyecto y te permitirá medir tu productividad.

4. Mantener en enfoque

La velocidad con la cual nos movemos en las grandes ciudades suele empujarnos a estar “en varias cosas a la vez”. Sin embargo, esta puede ser una práctica que mine drásticamente nuestra productividad, ya que tiende a dispersarnos y a hacernos perder foco. Por el contrario, enfocarnos en lo que hacemos en el momento puede ser uno de los mejores hábitos para cultivar la productividad. Es por esto que hay que evitar cualquier distractor que nos interrumpa de las cosas que hacemos. La productividad también está directamente relacionada con el orden personal y la disciplina. La posibilidad de desarrollar una rutina y la intención de cumplirla cabalmente te darán un sencillo mapa del camino que debes seguir para cumplir tus objetivos.

5. Descansa

Ser eficiente no se trata de tener un día lleno de actividades. Eso, sencillamente, no es posible. Para ser productivo se trata de administrar tus recursos de la manera que mejor te conviene y uno de los tiempos mejores aprovechados puede ser un descanso necesario y el cambio de actividad hacia algo que nos nutra. De igual forma, tener recreos para relajarte son esenciales, así tu mente rendrirá más.

5 consejos para ser productivo

 

Autor

Suscríbete a nuestro

Newsletter