Skip to main content

Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, Realidad Virtual y Aumentada

Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, Realidad Virtual y Aumentada

Por: DR. JUAN CARLOS HERNANDEZ MARROQUIN
Académico en la Facultad Ciencias de la Salud, Universidad Anáhuac México

Hoy estamos viviendo un momento histórico único: la llamada cuarta revolución industrial. Este fabuloso viaje inició en la primera revolución, con la máquina de vapor (mitad del siglo xix) que abrió la puerta para el comercio, como nunca había sucedido. La segunda revolución, entre 1870 y 1910 se da con el advenimiento del uso de la electricidad, el petróleo y la nueva forma de producción derivada de ello, por mencionar los inventos más disruptivos. La tercera revolución en la década de 1980 y con visión hacia el año 2000, trata del uso masivo de la computadora, el internet y las llamadas tecnologías de información y comunicación.

La Cuarta Revolución, trae consigo el desarrollo y difusión del cómputo móvil, la robótica

en uso masivo, las nanotecnologías en diversos campos, la inteligencia artificial, y

por supuesto el Internet de las cosas, término que empezamos a escuchar en el lejano 2011, en la Feria de tecnología de Hannover. Estas nuevas tecnologías impactan en la vida en general, en el campo de la Medicina y de todo lo que son las Ciencias de la Salud.

Pero dejando atrás la historia, veamos que está sucediendo en este mundo informático contemporáneo y lo que viene al futuro en el corto plazo. Una de las primeras tecnologías desarrolladas por Lanier, hacia 1980, es el término Realidad Virtual y posteriormente en 1992 se empezó a hablar de Realidad aumentada.

¿Qué es Realidad Virtual?

Podemos definir a la Realidad virtual, como: el uso de la simulación en una computadora para que un humano interactúe en un ambiente tridimensional y a la vez sensorial. Claro está, puede requerirse del uso de gafas que nos permitan esta “inmersión” y sensación de video y audio dentro de una computadora. El entretenimiento y la educación son áreas que se han revolucionado con esta tecnología. Desde luego, el equipamiento es muy importante, deben estar presentes sensores de posición, controladores, sistemas periféricos y una computadora capaz de procesar estas exigencias.

En el área médica la realidad virtual se ha utilizado para facilitar la visualización de estudios radiológicos en tercera dimensión y seleccionar técnicas quirúrgicas antes que el cirujano intervenga a un paciente. En el área de Terapia física y clínica del dolor, permite al paciente una mejor rehabilitación, con una realidad más acorde a lo que su tratamiento exige.

¿Qué es Realidad Aumentada?

El caso de la Realidad aumentada es un paso más, porque ahora la realidad virtual y los escenarios creados con alguna finalidad, se pueden superponer sobre escenas reales, en tiempo real. Ejemplo sencillo: Utilizando una aplicación de un teléfono inteligente, solicitas la dirección y la ruta para llegar a algún sitio en particular. Al momento, la aplicación puede superponer a la ruta a seguir, flechas de indicación, mapas, etc.

¿Pero cuál podría ser la utilidad en el mundo médico? Desde educación para las mamás primerizas, colocándose las gafas especiales y mostrando escenarios sobre como amamantar a sus hijos de una forma correcta, capacitación de cómo hacer ejercicios de rehabilitación, uso de medicamentos, explicación de enfermedades al paciente y familiares; casos especiales de acompañamiento a personas con autismo, apoyo para eventual participación en resucitación de personas en una empresa, en una escuela y muchos más.

 

Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, Realidad Virtual y Aumentada

¿Qué es el llamado Internet de las Cosas?

Es la interconexión de dispositivos informáticos varios, que se relacionan con más objetos tomando información de cada uno de ellos o bien intercambiando información para la toma de decisiones de un humano. Suena complejo, pero no lo es: al presente, además de poder conectar a Internet computadoras, televisores, relojes inteligentes o teléfonos inteligentes, podemos incluir en esta red a dispositivos que nos pueden medir constantes vitales para mejorar o monitorear nuestra salud cotidiana.

Es relativamente sencillo conectar en el hogar a través de un simple contacto “inteligente” una cafetera, lavadora, ventilador, cámaras de seguridad, cierre y apertura de puertas, etc. Desde luego se requiere un equipo, un dispositivo que controle todas las acciones, este puede ser un un teléfono inteligente que mediante “rutinas” el usuario paciente o el médico pueda generar distintas acciones en lugares, días y horarios elegidos. El uso de internet es indispensable, pues la red personal de dispositivos lo requiere para su funcionamiento y poder interactuar con ellos desde sitios remotos

Para el área de las Ciencias de la Salud, permite abrir escenarios para el diagnóstico temprano de enfermedades o complicaciones, visitas hasta donde se encuentre el paciente con audio y video del médico en cualquier momento, seguimiento puntual al tratamiento y sus efectos en los pacientes y apoyo al entorno familiar. En la década de los noventa, a esto se le llamaba “Domótica”, convertir un hogar en un sitio “inteligente”, hoy esto crece a una oficina, una empresa, un hotel o un hospital.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Es la capacidad de una computadora para realizar acciones que originalmente requieren de un ser humano. Desde la capacidad de aprender, adaptarse, dar repuestas y analizar contextos, todo ello se puede programar inicialmente y después al acercarle información,

el software de inteligencia artificial, reconoce patrones, hace analogías y aprende a dar respuestas. Es fácil entender que solo puede aprender y dar respuesta ya sea

en modo texto o en modo voz dependiendo del universo de información en el cual participe. Potencialmente puede tomar decisiones y hacer recomendaciones al humano usuario o con el que interactúa. Todo atrás de esta interfaz de texto o de voz, que mucho requiere de matemáticas avanzadas, de las llamadas redes neuronales, por parte de los autores de estos avances, que escapan al alcance de este artículo.

Si quieres leer el artículo completo, revisa nuestra última edición de la Revista Generación Anáhuac.

Suscríbete a nuestro

Newsletter