Skip to main content

¿Qué es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?

¿Qué es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por dificultades para mantener la atención, regular la actividad y controlar las conductas.

El TDAH es un problema muy frecuente y se observa en el 3% al 7% de los niños.

Aunque aparece desde la niñez más de un 30% persistirá más allá de los once años, edad en que en la mayoría de los casos los síntomas del TDAH empiezan a desaparecer.

El TDAH puede ser de tres tipos, dependiendo de las manifestaciones predominantes: TDAH predominantemente inatento, TDAH predominantemente impulsivo-hiperactivo y TDAH combinado.

Cuando el niño comete errores frecuentes por descuido, tiene dificultades para seguir instrucciones o para hacer sus tareas escolares, no presta atención a lo que se le dice, tiene TDAH predominantemente inatento. Estos niños son descritos como que están en la luna, aunque no tienen mayores problemas en su conducta.

Si el niño se mueve continuamente, no puede quedarse sentado el tiempo suficiente para llevar a cabo sus actividades, corre o se sube en situaciones donde no debería hacerlo, no permite terminar al adulto cuando le está dando indicaciones o formulando una pregunta y no puede esperar su turno en los juegos, tiene TDAH con predominio de la hiperactividad- impulsividadLos niños frecuentemente tienen problemas de conducta adicionales como ser berrinchudos, oposicionistas y en algunas ocasiones agresivos.

El TDAH combinado tiene todos los síntomas mencionados y es la forma más común.

El niño a pesar del TDAH puede actuar de manera controlada en situaciones que son muy estructuradas o nuevas, si está realizando una actividad que le interesa mucho o cuando está a solas con un adulto que mantiene su atención; los síntomas empeoran en una situación no es estructurada o que exige atención sostenida, está aburrido o nadie le supervisa.

Causas y diagnóstico del TDAH

El TDAH interfiere con el desarrollo psicológico del niño, su rendimiento escolar y sus relaciones familiares, sociales e interpersonales.

La causa del TDAH es genética, tiene una heredabilidad del 80% y consiste en una falla de los lóbulos frontales que no permite realizar apropiadamente las llamadas funciones ejecutivas (planear, anticipar, organizar, persistir).

Si la madre fumó, consumió alcohol y/o drogas su hijo puede tener TDAH aunque no tenga antecedentes familiares ni la carga genética; lo mismo le puede ocurrir al niño, sí estuvo expuesto a plomo, o sufrió algún traumatismo craneoencefálico.

El TDAH interfiere con el desarrollo psicológico del niño, su rendimiento escolar y sus relaciones familiares, sociales e interpersonales.

La crianza no es causa de TDAH pero sí juega un papel; cuando no es apropiada, empeorando la conducta.

El diagnóstico se hace clínicamente; las pruebas psicológicas, se solicitan para determinar si tiene algún déficit intelectual, o si existen trastornos del aprendizaje asociados. El electroencefalograma está indicado para descartar la presencia de epilepsia focal, mas no es un estudio que establezca el diagnóstico.

El tratamiento principal consiste en la administración de medicamentos como eñ metilfenidato, los derivados de la d-anfetamina o la atomoxetina.

Niñez, adolescencia y TDAH

Los padres y cuidadores, deben recibir psicoeducación acerca del problema que tiene el niño y darles un entrenamiento en aspectos conductuales.

El adolescente con TDAH debe recibir terapia cognitivo conductual para el manejo de los problemas de depresión y ansiedad que frecuentemente presentan.

La terapia familiar resulta de utilidad pues permite educar a las familias sobre el TDAH, proporciona principios para la crianza del adolescente con TDAH, fomenta creencias realistas acerca de la relación padres- hijo, facilita el uso de la farmacoterapia, disminuye la visión negativa acerca del niño o adolescente afectados por el TDAH, permite utilizar incentivos positivos en lugar de  castigos, permite a los padres y al adolescente adquirir técnicas más adecuadas para resolver conflictos y a adquirir modos de comunicación más apropiados.

Es importante la detección, diagnóstico y tratamiento del niño con TDAH para evitar complicaciones adicionales como consumo de alcohol y/o drogas, trastornos depresivos o de ansiedad.

Bibliografía

Chávez- León E, Madrigal de León E, Ontiveros- Uribe MP, Ng B. La psicopatología y su tratamiento por el especialista. México: Asociación Psiquiátrica Mexicana AC; 2013.

Sentíes- Castella H. Psiquiatría para médicos no psiquiatras. México: Editorial Médica Panamericana; 2011.

Foto: PEXELS.