Consejos para ahorrar en tus siguientes vacaciones

Se acercan la Navidad y el fin de año y con ellos unos días de descanso. Además de celebrar con los seres querido es una temporada en la que solemos vacacionar. Aquí algunas recomendaciones para que el viaje no afecte tu economía.

Llegó el fin de año. Es una época en la que, además de celebrar, muchas personas buscan relajarse y olvidarse por unas semanas del estrés de la rutina y la presión de las clases o de la oficina. Por ello, muchos mexicanos invertirán una parte de su presupuesto para viajar durante la Navidad y el fin de año. Más allá del destino que elijas, lo importante es qué tan preparada está tu cartera para hacer ese viaje, especialmente si no lo planeaste con suficiente anticipación.

De acuerdo con un estudio realizado por Ferratum Group, el 29% de las personas en nuestro país gastarán en promedio $4,000 pesos en las próximas vacaciones, el 6% entre $16,000 y $20,000 pesos, y tan solo el 1% desembolsará más de $40,000 pesos.

Si en tus planes están unas vacaciones, considera que hay algunos factores que pueden jugar en contra de tu economía: es probable que exista mucha demanda en boletos de avión o de autobús, lo cual puede incrementar el costo de tu viaje, además, es posible que te cueste más trabajo encontrar disponibilidad en hoteles y restaurantes.

Para que tu cartera salga bien librada de esta temporada vacacional, te compartimos algunos consejos que pueden ser de utilidad.

Si eres estudiante, ¡aprovéchalo!

Ser estudiante o profesor es una gran ventaja en esta época, ya que con tu credencial vigente puedes obtener descuentos en boletos de avión, autobús y entradas a diferentes atracciones, como museos, zonas arqueológicas o teatros. Incluso es probable que encuentres el tipo de descuento al que puedes acceder en los sitios web de las empresas de transporte o a la vista en los lugares que visites. Considera esta información dentro de tu presupuesto para que puedas ajustarlo. Tal vez puedes utilizar parte del dinero que ahorres en visitar otras atracciones o incluso en destinarlo a tu fondo de emergencias.

No hace falta ir muy lejos para pasarla bien durante los periodos vacacionales. De hecho, es probable que tu ciudad o lugar de residencia tenga atracciones turísticas interesantes y divertidas que aún no conoces.

Puedes pasarla bien en tu ciudad

En ocasiones, no hace falta ir muy lejos para pasarla bien durante los periodos vacacionales. De hecho, es probable que tu ciudad o lugar de residencia tenga atracciones turísticas interesantes y divertidas que aún no conoces. Para descubrir dichos lugares, puedes realizar una búsqueda en internet o descargar algunas aplicaciones para viajeros, así seguro encontrarás ese museo que aún no visitas o saber de ese restaurante que está muy bien posicionado en el ranking turístico. Así podrás tener grandes experiencias sin presionar mucho a tu bolsillo.

Viajero prevenido vale por dos

Al viajar, por muy precavido que seas, hay cosas que escapan a tu control. Para esos casos existen los seguros de viaje: protégete a ti y a tus finanzas si, por ejemplo, un vuelo se demora, se pierde tu equipaje o tienes un accidente fuera de tu hogar. Hay personas que no lo contemplan en un primer momento pero como dicen, más vale prevenir que lamentar. Al final, el costo de un seguro puede ser mucho menor al costo que puede representar cubrir un imprevisto cuando se está a cientos o miles de kilómetros de casa.

¡No toques tu ahorro!

Antes de tomar la decisión de salir de viaje, es recomendable que hagas un presupuesto realista de cuánto tienes y cuánto puedes gastar. En este sentido, procura no echar mano de tus ahorros si no estaban destinados a este fin. En ocasiones, puedes llegar a pensar en utilizar los recursos que tienes guardados, especialmente aquellos para metas financieras de largo plazo, como tu ahorro para el retiro, pensando que después lo devolverás, sin embargo, factores como la desidia o una mala planeación financiera pueden ocasionar que sea complicado reintegrarlo y esto será un contratiempo para que alcances tus objetivos. Si tu dinero está guardado o invertido en un instrumento formal de inversión es recomendable que lo dejes ahí y planees tus vacaciones con el capital que tienes disponible.

Las vacaciones de fin de año son una gran oportunidad de desconectarte de la rutina, conocer nuevas personas y lugares y regresar con muy buena actitud a la escuela o a tu trabajo, pero si pierdes de vista tus finanzas, pueden hacer la famosa “cuesta de enero” mucho más complicada. Mejor, toma lápiz y papel para ajustar tus vacaciones a tu presupuesto y no al revés. Seguramente encontrarás muchas alternativas que se adapten a tu plan y con las que te podrás divertir mucho.

(Con información de Principal Afore)