Skip to main content

El balón también rueda en los libros

El Balón También Rueda En Los Libros

Nadie habría imaginado que un deporte  que, a estas alturas, tiene casi cinco siglos de historia, se convertiría en una pasión mundial verdaderamente desbordante. El futbol (llamado por algunos, futbol soccer, para distinguirlo de otras formas de juegos de pelota) posee un envidiable aprecio mundial. Cada cuatro años se reúnen las selecciones nacionales calificadas en un lugar del mundo para competir por la copa mundial.

 

Amado, denostado, entendido, despreciado, el futbol puede rastrearse en la vida y la obra de los grandes autores. Por ejemplo, Sir Arthur Conan Doyle, artífice del archifamoso personaje de Sherlock Holmes, jugó como portero de un pequeño club de futbol, el Portsmouth Association Football Club, de la ciudad de Hampshire, en Inglaterra. Sería una injusticia no mencionar que Conan Doyle fue un gran entusiasta de los deportes y existen testimonios confiables sobre su afición al box y al golf, entre otros deportes.

 

Otro portero, quien también se destacó como gloria de las letras, fue Albert Camus, quien jugó en el Racing, equipo de la Universidad de Argelia. En el año de 1957 la revista France Football realiza una entrevista a Camus, la cual recibe el título de “Lo que le debo al futbol”. Sugiero a nuestros lectores hacer una búsqueda en Internet de este texto, el cual encontrarán traducido al español. Camus, Premio Nobel de Literatura (1957), muestra el potencial formativo y pacificador de un deporte en el cual debe fomentarse la rectitud y el adecuado espíritu competitivo.

 

Además de jugadores, hay autores que han destacado por su amor a una camiseta en particular. Mario Vargas Llosa ha profesado toda su vida fidelidad al equipo de su juventud, el Universitario de Deportes, de la Liga Peruana. El Papa Francisco, por su parte, ha manifestado en repetidas ocasiones su entusiasmo por un equipo del futbol argentino, el San Lorenzo de Almagro. Memorable es una fotografía en la cual el Papa Francisco recibe una playera oficial de su equipo, el mismo año en que fue campeón de la Copa Libertadores (2014).

 

Pero pasemos ahora a los libros y mencionemos algunos de los más importantes, sea que narren la historia del futbol, la de uno de sus protagonistas, o que recojan el parecer del autor en torno a este apasionante tema.

 

Eduardo Galeano, un indudable aficionado al futbol, tiene al menos dos libros muy conocidos. El fútbol a sol y sombra (1995), así como Cerrado por fútbol (numerosas ediciones). Sus obras contienen muchas frases memorables. Recordemos algunas de ellas: “A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí”. Y también, “Yo me quedo con esa melancolía irremediable que todos sentimos después del amor y al fin del partido”.

 

Aprovechemos esta coyuntura para abordar un tema de fondo , en este contexto. ¿Cómo se escribe: futbol (sin acento) o fútbol (con acento)? La respuesta no es demasiado compleja, pero vamos a partir de un pequeño experimento con nuestros lectores.

 

Pronuncie el nombre de este deporte. Hágalo en voz alta, por favor. Luego, identifique la sílaba tónica, es decir, aquella que usted acentúa más. Si la palabra es para usted aguda (recordemos, con énfasis en la última sílaba ), no lleva acento: futbol (y sonaría “futból”). En cambio, se la palabra es grave para usted (es decir, con énfasis en la penúltima sílaba), entonces llevaría acento: fútbol.

 

El español es un idioma fácil de leerse. Se pronuncia como se escribe. Del mismo modo, debe escribirse como se pronuncia. Si usted dice “futból” (claro está que no lleva acento), entonces se escribe “futbol”. En cambio, si usted y su comunidad dicen “fútbol”, entonces se coloca el acento en la letra “u”.

 

En México (y por cierto, buena parte de Centroamérica) solemos pronunciar el nombre de este deporte como palabra aguda. Por tanto, basta con escribir “futbol”. En cambio, en Sudamérica, la palabra se vuelve evidentemente grave, “fútbol”. Hoy día hay una especie de preferencia por esta última forma, incluso en México, pero se trata de una incapacidad para discernir la versatilidad del lenguaje. El hecho de que en España y Sudamérica la palabra sea “fútbol” no la convierte en una norma para el lenguaje (ni escrito, ni, mucho menos, hablado). Al contrario, la norma es el lenguaje hablado y su reflejo escrito.

 

Más allá de estas sabrosas discusiones, recordemos algunos otros libros que se han publicado en torno al balompié (término que no ha tenido especial recepción en el mundo de lengua española, tratando de evitar el anglicismo “futbol”).

CR7

Por un lado, las biografías de los grandes futbolistas. Por ejemplo, Cristiano Ronaldo.

 

La biografía, de Guillem Balagué (2016). Una obra infaltable para quien quiera conocer los orígenes y desarrollo de uno de los futbolistas más destacados de este arranque del siglo XXI.

 

Y con el fin de hacer justicia y no encontrarme en una dificultad mayor con nuestros lectores, recomendemos de inmediato otra obra del mismo autor, Guillem Balagué, quien escribió también Messi (2018).

Messi

Es necesario reconocer que las de Balagué no son, en absoluto, las únicas biografías de estos dos cracks del futbol mundial. Sin embargo, sí son obras cuidadas y, en particular la de Messi, se presenta como una “biografía oficial”, es decir, publicada con la anuencia del propio Lionel.

 

En el año 2016, Andrés Iniesta publica sus memorias, La jugada de mi vida. En cambio, en 2011 se publica Soy Zlatan Ibrahimovic, por supuesto, las memorias personales que este enorme (y duro) jugador compartió con David Lagercrantz.

 

La literatura sobre futbol es amplia y nos falta espacio para referir todas las obras al respecto. Sin embargo, no dejamos de recomendar La vida que pensamos. Cuentos de futbol (2014), de Eduardo Sacheri. Por su parte, Ryszard Kapuscinski publica una serie de textos propios en La guerra del fútbol y otros reportajes (1978), donde recuerda que este deporte es mucho más que lo que sucede en la cancha.

 

Apenas hemos rozado la superficie de este enorme mundo que es el futbol en el ámbito editorial. Sin embargo, como hemos dicho en este mismo espacio, un buen libro nos lleva a otros buenos libros. Si el futbol es tu pasión, que sea también tu lectura. Ese es nuestro deseo en estos tiempos de goles, tablas y triunfos. Que lo sea también para ti, querido lector.

 

Clic para seguir leyendo Generación Anáhuac

Suscríbete a nuestro

Newsletter