Skip to main content

El Regreso a las Salas de CIne en México

El Regreso a las Salas de CIne en México

Hasta hace algunos años México era reconocido como uno de los principales países consumidores de cine a nivel mundial, ocupando a menudo el cuarto lugar en términos de asistencia a salas por detrás de Estados Unidos, China y la India, y esto debido a la pasión y el interés de los mexicanos por esta forma de entretenimiento. La tradición cinematográfica mexicana, la importancia cultural del cine, la variedad de la oferta y la experiencia inmersiva en las salas de cine contribuyó a este alto consumo.

Antes de la COVID-19 -declarada pandemia mundial en 2020-, la asistencia masiva a las salas de cine en México era evidente en los números de taquilla y en la amplia oferta de películas tanto nacionales como internacionales que se proyectaban en el país. Los mexicanos mostraron un interés significativo en disfrutar de películas en la pantalla grande, ya sea para experimentar historias emocionantes, reír con comedias, explorar nuevos mundos a través de películas de ciencia ficción o disfrutar de películas de autor más introspectivas.

Además de las películas de Hollywood producidas por los grandes estudios, el público mexicano tenía acceso a una amplia selección de películas nacionales, latinoamericanas y de otras partes del mundo. Esto creaba una experiencia cinematográfica enriquecedora y permitía a los espectadores tener acceso a diferentes culturas y perspectivas a través del cine.

PERO, LLEGÓ LA PANDEMIA Y TODO CAMBIO.

La industria cinematográfica mundial, se enfrentó a partir de marzo del 2020 a una crisis provocada por la pandemia y el auge acelerado de las plataformas de streaming, especialmente durante el periodo que duró el encierro pandémico. Las ventas de las películas consideradas blockbusters cayó dramáticamente.

Muchos éxitos de taquilla originalmente programados para ser lanzados entre marzo y diciembre de 2020 fueron pospuestos o cancelados en todo el mundo, y las producciones cinematográficas también se detuvieron. Las pérdidas masivas en la industria del entretenimiento fueron incalculables. Las plataformas, como Netflix, Amazon Prime Video y Disney+, entre otras, cambiaron radicalmente la forma en que consumimos contenido audiovisual y, desde entonces, han tenido un impacto significativo en la distribución y exhibición de películas.

Una de las principales consecuencias de este cambio ha sido la disminución de la asistencia a las salas de cine. Muchos espectadores en el periodo postpandemia, prefieren la comodidad de ver películas desde sus hogares, a través de sus dispositivos electrónicos, en lugar de ir a un cine. Esto ha llevado a una reducción en los ingresos generados por la taquilla y ha afectado directamente a la viabilidad económica de las producciones cinematográficas. Y, sobre todo, la afectación ha impactado a los complejos

cinematográficos que debieron cerrar o reducir sus salas, o como las salas independientes que han sobrevivido porque se han reinventado como lugares de otras experiencias de entretenimiento – cantabares, show, entre otros-.

Además, las plataformas de streaming también han cambiado la dinámica de la distribución y promoción de películas. Ahora, muchas producciones optan por estrenar directamente en plataformas digitales, impidiendo el circuito tradicional de consumo fílmico en salas de cine, lo que era natural para la recuperación de las producciones. Esto implica un cambio en la forma en que se monetizan las películas y afecta la posibilidad de que las producciones cinematográficas obtengan ganancias significativas.

Y, EL CINE MEXICANO, ¿CÓMO SE HA VISTO AFECTADO?

Particularmente, el consumo de producciones de cine mexicano en streaming enfrenta otro desafío frente a las plataformas en la competencia global. Con la llegada de estas plataformas, el acceso a películas y contenido de todo el mundo se ha vuelto más fácil y diverso. Esto significa que las producciones mexicanas deben competir con películas de diferentes países y culturas para captar la atención y el interés del público. Para algunos productores también es importante destacar que las plataformas de streaming han brindado nuevas oportunidades para el cine mexicano porque han abierto espacios para la exhibición de películas que de otra manera no habrían tenido la misma visibilidad. Muchas producciones mexicanas han encontrado una audiencia global a través de estas plataformas y han logrado reconocimiento internacional.

Además, las plataformas de streaming también han impulsado la producción de contenido original en México. Empresas como Netflix y Amazon han invertido en producciones mexicanas, lo que ha permitido financiar y realizar proyectos cinematográficos que de otra manera no habrían sido posibles. Esto ha abierto puertas para nuevos talentos y ha enriquecido la diversidad del cine y las series mexicanas.

Es fundamental que la industria se adapte a estos cambios, buscando nuevas estrategias de distribución y promoción, sin perder de vista la importancia y el valor de la experiencia cinematográfica en la pantalla grande.

Si quieres saber más, te invitamos a leer nuestra Edición 192 de la Revista Generación Anáhuac.

Suscríbete a nuestro

Newsletter