Skip to main content

Aptitudes positivas en el ambiente laboral

Anáhuac_aptitudesyhabilidades

La Organización Mundial de la Salud (OMS) añadió recientemente el “burnout” o agotamiento laboral a la Clasificación Internacional de Enfermedades. Se trata de la primera enfermedad causada exclusivamente por causas laborales que es aceptada en esta lista. 

 

¿Qué es el agotamiento laboral?

El agotamiento laboral, según esta organización, es un “síndrome derivado del estrés crónico en el trabajo”, comúnmente derivado por un mal manejo y administración de los equipos profesionales. Algunos de los síntomas son debilitación emocional y física; aislamiento laboral y sentimientos negativos hacia el lugar de trabajo; y una baja efectividad profesional.

 

Este diagnóstico surge tras décadas de investigación por parte de médicos expertos alrededor del mundo, y se une a la larga lista de situaciones que afectan negativamente la productividad laboral.

 

Ambiente laboral

La transformación del ambiente laboral debe comenzar por crear un entorno armonioso y positivo donde los empleados se sientan involucrados, protegidos y recompensados por su trabajo. Para lograr esto, se recomienda promover las siguientes aptitudes:

 

  1. Motivación. La retroalimentación y el reconocimiento logra que los empleados se sientan escuchados. 

  2. Creatividad. Es importante no encasillar a los trabajadores en actividades monótonas, es preferible retarlos intelectualmente.

  3. Responsabilidad. Delegar significa confiar en la capacidad y calidad del trabajo de los demás.

  4. Autocrítica. Aunque la retroalimentación es necesaria, identificar nuestros propias fallas es clave para avanzar profesionalmente.

  5. Comunicación. Transmitir ideas de manera clara, concisa y respetuosa es una habilidad que todo profesional debe desarrollar.  

  6. Liderazgo. La necesidad de un líder es esencial para trazar objetivos y prioridades. 

  7. Flexibilidad. Adaptarse a los cambios facilitará superar cualquier obstáculo.

 

Propiciar un ambiente laboral saludable debe ser considerado prioridad en cualquier empresa, para ello, la OMS recomienda también promover la salud mental, ofrecer programas de desarrollo profesional, incentivar la participación de los empleados y flexibilizar sus horarios. Estas prácticas no sólo mejorarán la actitud de los empleados, sino que aumentará la productividad laboral.