Skip to main content

Diplomacia internacional, ¿para qué sirve?

Diplomacia internacional, ¿para qué sirve?

Para alcanzar el éxito es necesario abrirse y tomar en cuenta las oportunidades que hay alrededor del mundo. Una visión internacional, en el ámbito personal y profesional, trae muchos beneficios.

Las empresas, las organizaciones y las naciones dependen de crear y sostener una relación beneficial con agentes externos. La diplomacia es la disciplina que estudia las relaciones y los intereses de unos con otros.

 

¿Qué es la diplomacia?

La diplomacia internacional es un concepto que nació en la antigua Grecia, civilización que solía enviar mensajeros especiales a realizar misiones de ciudad en ciudad. El trabajo de estos mensajeros era transmitir mensajes importantes, avisos o regalos con el objetivo de enaltecer y defender los intereses de la ciudad de Grecia frente a otras grandes ciudades y gobernantes. Se sabe que también en la antigua China, India y Egipto se realizaban misiones similares.

La práctica actual de la diplomacia se remonta al siglo XVII, cuando se creó un código real donde se establecieron los procedimientos diplomáticos, el cual fue ratificado y aceptado por la ONU en la Convención de Viena en 1961. Desde este año se establecieron otros conceptos muy utilizados en las prácticas diplomáticas, como la inmunidad diplomática.

Ahora, la diplomacia internacional es el arte de promover los intereses de un Estado frente a otro Estado. Su función principal es lograr acuerdos de paz a través de negociaciones cuyos objetivos sean de interés para ambos Estados.

 

¿Cómo convertirte en diplomático?

En México, las personas que deseen trabajar en el campo de la diplomacia deben ingresar al Servicio Exterior Mexicano. El proceso para entrar a este servicio es un proceso largo y extenuante que exige un nivel de preparación alto y comprometido.

El ingreso se divide en tres etapas, un examen de conocimiento y dominio de al menos tres idiomas, seguido por un examen de conocimientos generales de México, derecho internacional, cultura general y política exterior. La segunda etapa es un examen psicológico y una entrevista con un panel de expertos. El último requerimiento es asistir y superar un curso en el Instituto Matías Romero y realizar prácticas en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Ser parte del Servicio Exterior Mexicano es poder representar los intereses y valores de México ante el mundo, por ello, para ingresar se deben tener ciertas capacidades:

 

 

  • Dominio de idiomas
  • Conocimientos conceptuales sobre política, cultura y negocios
  • Capacidad de análisis
  • Habilidad de oratoria y comunicación efectiva
  • Capacidad de aprendizaje y adaptación
  • Liderazgo

 

En los últimos años, el trabajo diplomático se ha expandido a otras disciplinas y ya no se centra solo en las relaciones internacionales sino que está siendo aplicado al mundo de los negocios. Ahora es una práctica común que las grandes empresas multinacionales cuenten con un área de diplomacia corporativa, la cual se encarga de controlar la imagen y reputación de la empresa a nivel internacional.

¿Te interesa convertirte en diplomático? Un buen paso en la dirección correcta es estudiar Relaciones Internacionales o Negocios Internacionales, carreras que te otorgan conocimientos profundos sobre política, negocios y cultura general que más adelante serán útiles para ingresar al Servicio Exterior Mexicano.

Los planes de estudio de la Universidad Anáhuac, además de prepararte profesionalmente, te darán habilidades de liderazgo y emprendimiento esenciales para destacar como diplomático. Acércate a nosotros y pregunta cómo podemos ayudarte a convertirte en el próximo Líder de Acción Positiva.

 

¿Quieres más información para entrar a la familia Anáhuac?