Pasar al contenido principal

Ruta hacía la innovación inversa

Noticia Boletín
Desactivado
Ruta hacía la innovación inversa

Una propuesta de investigación para impulsar que innovaciones generadas en economías emergentes se extiendan a economías desarrolladas.

 


El doctor Pavel Reyes Mercado, profesor investigador de la Facultad de Economía y Negocios de nuestra Universidad Anáhuac México y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), presenta un texto en el que establece cómo es posible hacer que estas innovaciones inversas se difundan en diferentes mercados.

 


Ruta hacía la innovación inversa

La tecnología y la innovación han generado crecimiento económico y lo seguirán haciendo durante mucho tiempo más. Las tecnologías de la información, las telecomunicaciones y las plataformas han logrado generar nuevos modelos de negocios que han alterado el mundo en general. Este cambio es provocado fundamentalmente por la forma en que se conceptualiza la tecnología. Es decir, las soluciones tecnológicas pueden ser vistas en relación con cómo resuelven problemas, y los gerentes necesitan modelos mentales y marcos de referencia que les permitan encuadran los beneficios de las innovaciones desde diferentes ángulos. 

 

Al conceptualizar la gestión del cambio tecnológico es posible encontrar más de cincuenta tipos de innovaciones, lo que hace pensar que el campo es inabarcable, pero una propuesta que ayude a los gerentes y otros tomadores de decisiones a tener un nuevo mapa mental puede apoyarse en las innovaciones disruptivas y las innovaciones inversas.

 

El concepto de innovación disruptiva fue acuñado a mediados de los años noventa para distinguir aquellos productos que salen al mercado con un desempeño relativamente bajo y atraen a consumidores en la parte de gama baja del mercado quienes las adoptan dado su bajo precio. Estas innovaciones se van colando hacia segmentos de alta gama y pasan desapercibidas por las grandes empresas dominantes. En un momento dado, las innovaciones disruptivas empiezan a ocupar segmentos más grandes. Por otro lado, las innovaciones inversas, un término acuñado muy recientemente, son aquellas que son desarrolladas en economías emergentes y que se desplazan hacia economías desarrolladas. Estas innovaciones involucran también un bajo desempeño y un precio relativamente menor, además de que las brechas regulatorias, de sostenibilidad y de infraestructura se vuelven condicionantes de su desarrollo. Las innovaciones inversas pueden ser por tanto fuente de crecimiento en las economías emergentes. Entonces cabe la pregunta, ¿cómo es posible hacer que estas innovaciones se difundan en diferentes mercados?

 

Ruta hacía la innovación inversa

 

Una hoja de ruta tecnológica es un mapa mental útil para integrar las diferentes funciones de una organización –mercadotecnia, investigación y desarrollo y gestión de proyectos–, los procesos y decisiones, de tal manera que una interrelación apropiada entre ellas ayude a llevar al negocio a cumplir sus objetivos. De esta manera, es posible generar una hoja de ruta para pensar la forma de promover las innovaciones inversas desde las economías emergentes hacia las economías desarrolladas. El primer paso consiste en desarrollar la innovación inversa en una economía emergente. Si la comercialización inicial es exitosa, es posible evaluar las preferencias de consumidores en economías desarrolladas, sobre todo en los segmentos de gama baja. La innovación puede ser personalizada de acuerdo con las preferencias del mercado destino y ser escalado comercialmente por medio de asociaciones con empresas locales que logren ajustar la innovación inversa al nuevo mercado.

 

Una hoja de ruta no es algo definitivo, sino una herramienta que ayuda a pensar a los tomadores de decisiones. Es útil para alinear los recursos y procesos de las empresas hacia la consecución de un objetivo; permite trabajar en equipo para lanzar y comercializar innovaciones inversas con éxito. Un ejemplo de lo anterior lo refleja la comercialización de teléfonos móviles inteligentes en los últimos años: Mientras que los teléfonos Apple (una innovación tradicional) tienen un mercado acotado principalmente en economías desarrolladas, la marca Xiaomi, que ofrece también teléfonos móviles inteligentes a un bajo precio y alto desempeño (una innovación inversa), se ha difundido desde China hacia economías emergentes como desarrolladas hasta alcanzar en este momento el segundo lugar en ventas a nivel mundial.

 


Referencia: 

•    Reyes-Mercado, P. (2020). Engineering the Roadmap of Reverse Innovation: Complexities in Driving Business Processes From Local to Global Destinations. In I. Management Association (Eds.), Disruptive Technology: Concepts, Methodologies, Tools, and Applications (pp. 745-755). IGI Global. http://doi:10.4018/978-1-5225-9273-0.ch037

Para mayor información sobre el artículo, haga clic en el siguiente enlace:
https://www.igi-global.com/chapter/engineering-the-roadmap-of-reverse-innovation/231216?camid=4v1 

 


Más información: 
Dirección de Investigación 
Dr. José Rodrigo Pozón López 
jose.pozon@anahuac.mx