5 cosas que aprenderás si te vas de intercambio

Una de las mejores formas para aprender más sobre el mundo es viajando y animándote a ir a la aventura de lo desconocido, o de lo que solo conoces por medio de blogs, fotos o las historias que otras personas te han contado.

En la Red de Universidades Anáhuac estamos conscientes de que no todo se puede aprender en los salones de clases. Las personas necesitan vivir nuevas y grandes experiencias que ayuden a su crecimiento profesional y personal.

¿Te has puesto a pensar a qué lugar te gustaría ir a hacer un intercambio? ¿Cómo sería tu vida durante esta experiencia? Y sobre todo, ¿cómo será tu vida después de esta experiencia?

No importa si escoges Barcelona, París, Santiago, Seúl o Tokio para esta experiencia. Hay cinco  puntos esenciales que todos aprendemos cuando nos vamos de intercambio.

Hay muchas cosas que aprender cuando te vas de intercambio
  1. Tu visión del mundo se vuelve otra. Supongamos que decides tomar un intercambio a Alemania, un país muy organizado y respetuoso de las reglas que deben seguirse. O vas a algún país de Asia, en los cuales la comida es completamente diferente a la de nuestro país, las personas son muy puntuales y el cuidado al medio ambiente es vital. ¿Suena diferente, verdad? ¡Y sí lo es! Viajar a otros países, nos regala la oportunidad de ampliar nuestra mente, nuestros valores y obtenemos un conocimiento más profundo sobre otras culturas y personas. Así cuando regresamos al nuestro, aprendemos de estas nuevas prácticas y hábitos para intentar ponerlas en uso en nuestro día a día.

  2. Tener más tolerancia. Con lo primero que nos enfrentamos al estar en otro país, es el choque cultural, y más, cuando son países muy lejanos al nuestro. Aprenderás a ser más tolerante, ya que habrá costumbres que probablemente te sean extrañas, comidas que nunca esperarías probar o hábitos que son poco usuales. Convivirás con personas no solo del país que escojas para tu intercambio, sino también con jóvenes de otros lugares del mundo que están de viaje intercultural. A lo mejor en el dormitorio que te sea asignado, tendrás un roomie con una religión diferente a la tuya, otro que sea apasionado de algún deporte y solo hable de ello, y otro que sea más callado. Todas las personas somos mundos únicos con pensamientos e ideas complejas, que merecen ser respetados por más diferentes que sean a los nuestros.

  3. Te independizas. En la Anáhuac, buscamos que todas las personas que se vuelven parte de nuestra comunidad, convivan y trabajen en equipo, pero que también sean capaces por sí solas de realizar su propio camino. Un intercambio se vuelve una excelente opción para que todos puedan empezar a independizarse porque pedir ayuda a tu familia o amigos en momentos de dificultad estando en otro lugar desconocido, no será sencillo. Aquí es cuando aprendes a cuidarte, tanto en tus acciones como en lo físico.

  4. Comunicarte sin miedo. A veces, la barrera del idioma nos pone nerviosos porque no nos sentimos muy cómodos hablando una lengua que no es la propia. Un intercambio es la oportunidad para que puedas practicar tu inglés, francés, alemán o italiano porque tendrás la necesidad de comunicarte. Olvídate de la pena que pueda causarte. Tus nuevos amigos y las personas que puedas conocer, te ayudarán a mejorar tu pronunciación, a ampliar tu vocabulario y a que tengas una conversación cada vez más fluida. Con el pasar del tiempo, verás que dominarás el idioma. Incluso, podrás aprender un nuevo idioma, y a su vez, compartir algo del nuestro. No hace falta recordarte el valor agregado que tiene el hecho de que puedas hablar más de un idioma para ser elegido para un mejor puesto de trabajo o ser tomado en cuenta para viajes profesionales.

  5. Administrar tu dinero. Independizarte conlleva cuidar algo esencial: tus gastos. Probablemente querrás comer siempre fuera de casa, comprar nuevos libros que te encantan y no son tan fáciles de encontrar, o salir de fiesta con tus amigos, pero estando en un lugar tan lejos de casa, implica estar consciente que no todas las noches serán de pedir comida a domicilio, o gastar sin pensar. Un intercambio te ayuda a llevar bien tus cuentas y saber en qué puedes o no gastar. Viáticos, transporte, comidas, pago de renta en caso de que lo requieras, artículos para la universidad, entre otros. Siempre hay prioridades.

 

Estos son algunos de los puntos más importantes que podrás vivir en caso de que decidas tomar un intercambio cultura en la Universidad Anáhuac.

Conoce los países y las universidades con las que tenemos convenios para intercambios.

5 buenas razones para apostar por un intercambio académico internacional.

Les compartimos cinco buenas razones para darse la oportunidad de planear un intercambio académico internacional durante su vida universitaria.

La universidad ha sido, es y seguirá siendo el espacio idílico para debatir los grandes temas que aquejan al mundo contemporáneo. Es durante nuestro paso por la Educación Superior que, como seres humanos, nos enfrentamos a una de las épocas más complejas e interesantes de nuestro desarrollo personal y profesional y, el intentar entender lo que ocurre más allá de nuestras fronteras es una de esas inquietudes que pueden ser difíciles de resolver.

Hoy en día, dentro y fuera de los salones de clase nos enfrentamos a retos que antes no hubiéramos imaginado posibles o necesarios; muchos de ellos que vinieron acompañados de los resultados del fenómeno de la globalización en nuestro día a día: el movimiento más fácil de productos de primera necesidad, la desaparición de las fronteras físicas, la comunicación con barreras de idiomas, la búsqueda de mejores medios de transporte, la cooperación internacional y un largo etcétera. En ese sentido, la curiosidad por buscar salir de nuestra zona de confort y aventurarnos a conocer el mundo real está en el ADN de toda persona que se entiende como ciudadano global.

Por tal motivo, en la Universidad Anáhuac México, nos hemos dado a la tarea de incluir en nuestro Modelo Educativo el reto y compromiso de desarrollar la competencia internacional en cada uno de nuestros alumnos. Materias en inglés, asignaturas en línea, profesores extranjeros, internacionalización del currículo, son algunas de las estrategias que hemos incorporado, pero, cuando hablamos de una competencia que involucra comprender el mundo y entender para vivir la multiculturalidad, contar con la experiencia real es importante.

Es por ello que llevamos años trabajando en la construcción de un sistema de educación internacional para tener vínculos con universidades en otros países, lo que hace que actualmente contemos con más de 125 convenios firmados alrededor del mundo. Estos convenios de colaboración académica son la llave que abren la puerta para que nuestros alumnos y académicos tengan la oportunidad de ir por ciertos periodos de tiempo a continuar con sus estudios en alguno de esos países y, por supuesto, recíprocamente da la misma oportunidad para que estudiantes extranjeros se aventuren a conocer nuestro país y nuestra universidad. ¿Se imaginan estar seis meses en los históricos pasillos de la Universidad de Savoie Mont Blanc? ¿Les gustaría tener la oportunidad de recorrer las calles de la ciudad asiática de Seúl en sus tiempos libres de la Universidad Católica de Corea? O quizá, ¿cómo sería organizar un trabajo en equipo compartiendo tu clase en México con compañeros alemanes, colombianos, italianos o australianos?

Para convencerlos de la riqueza de lo extranjero, les comparto cinco buenas razones para darse la oportunidad de planear un intercambio académico internacional durante su vida universitaria:

  1. No hay mejor manera de conocerse a uno mismo que estando lejos de la rutina habitual. El estar en un país nuevo te permite abrir los ojos a otra cultura, idioma, tradiciones, rutinas. Al mismo tiempo, la convivencia con lo diferente, te vuelve una persona más tolerante y empática al poder descubrir y reconocer los tesoros que existen en cada rincón del mundo, ¡y vaya que es un valor que hace falta en el mundo actual!
  2. La globalización ha aumentado la necesidad de aprender nuevos idiomas como herramienta de comunicación global. Si llevas años con clases de francés, alemán o chino, no hay mejor forma de lograr el dominio del mismo, que llevando tu día a día al lugar donde vas a tener que hacerlo te guste o no. Debes tener presente que un idioma se aprende y se profesionaliza en el lugar donde se habla. Aparte, distintos estudios científicos demuestran que aprender un nuevo idioma ¡realmente te agranda el cerebro!
  3. Cuando estamos lejos de casa, sin alguien que nos cuide, sin alguien que nos resuelva problemas o nos diga qué hacer o no, habilidades como la responsabilidad, el orden, la buena planeación presupuestal y de nuestros tiempos, o incluso, la improvisación ante dificultades se desarrolla en uno. Esto es una ventaja para tu vida ya que te ayuda a descubrir todo lo que eres capaz de lograr por ti mismo.
  4. Por supuesto, no debemos pasar por alto el beneficio que le trae a tu currículum el incluir que tuviste una experiencia académica internacional por “x” cantidad de tiempo en “x” parte del mundo. Por la misma globalización, el mundo laboral actualmente busca perfiles de personas que estén conscientes de los grandes retos y necesidades que existen en el planeta, sin importar la profesión que tengas; de modo que, contar con un diploma o certificado que avale que tuviste la oportunidad de conocerlo, más allá de un viaje por vacaciones, sin duda te pondrá por encima de otros compañeros. Ojo: obviamente un buen currículum debe estar acompañado de un buen perfil personal; recordemos que el mundo actual necesita personas con altos valores éticos que puedan estar a la altura para resolver los problemas que nos aquejan.
  5. La oportunidad de aventurarte a lo desconocido te dará la oportunidad de romper con un sinfín de paradigmas que a lo largo de nuestra vida hemos tomado como verdades porque lo vimos en la televisión, lo leímos en algún lugar, lo escuchamos en alguna reunión de amigos, o  porque simplemente nos dijeron que así eran las cosas…; más allá de las bondades del internet, el vivir una experiencia académica internacional, te dará la oportunidad de construir tu propia visión del mundo adquiriendo conocimiento de primera mano de lo que sucede más allá de nuestras fronteras.

Bien se dice que el ser humano es ciudadano del mundo y, es nuestra labor como Dirección de Internacionalización de la Universidad Anáhuac México, el lograr que la mayor cantidad de nuestros alumnos y académicos se mantengan a la altura en lo que se refiere a sus experiencias académicas internacionales. Por lo que, si estás leyendo esto y te entra la inquietud de averiguar un poco más de las oportunidades con las que cuentas, ¡acércate a nosotros y te decimos cómo hacerlo! O, si conoces a alguien que le pudiera interesar, pásale el artículo. El mundo es un lugar increíble y nosotros debemos aprender a disfrutarlo de manera responsable, creativa y con el objetivo de seguir haciendo de éste, el mejor lugar para vivir de toda la humanidad. Entonces, ¿te animas a conocerlo…?

Intercambios académicos: Otra forma de ampliar tu conocimiento

Una de las posibilidades más relevantes y emocionantes que nos puede ofrecer la experiencia de asistir a la universidad es poder viajar a otra ciudad o país como parte de un intercambio académico.

En la Red de Universidades Anáhuac buscamos que el conocimiento de nuestros alumnos no tenga límites de ninguna índole. Por ello contamos con una amplia gama de intercambios académicos a diferentes universidades, nacionales e internacionales, que contribuyan al crecimiento de nuestros alumnos, para hacer de cada uno mejores personas y líderes.

Contamos con más de 200 convenios con universidades de prestigio de todo el mundo, para que puedas ampliar tus competencias interculturales. Si te preguntas para qué te servirá tomar un curso de mecatrónica avanzada en alguna universidad en Asia, perfeccionar tu nivel de italiano en La Toscana, o tomar Historia del Arte en Francia, es muy sencillo: cuando salgas al campo laboral, tu experiencia y conocimientos globales te pondrán en los primeros lugares para el puesto de trabajo que estés buscando. Aunque no lo creas, muchas empresas toman estos puntos para decidir quién está mejor capacitado para un trabajo.

Si estás dudando acerca de si sí o no tomar esta aventura porque tienes algo de preocupación por esta lejos de casa, ¡tranquilo! Esta experiencia será enriquecedora para ti, ya que aprenderás cosas muy valiosas como administrar cada uno de tus gastos de viáticos, materiales escolares y entretenimiento; llegar puntual a todos lados, ya que en otras culturas, las personas toman este factor como algo de mucha relevancia; y por último, a estar contigo mismo. Los primeros días no conocerás a nadie, pero esto es bueno porque   podrás pasar tiempo de reflexión y meditación a solas, pensar en lo lejos que has llegado y visualizar el futuro que te espera. Por supuesto, esto cambiará con el paso del tiempo porque conocerás a personas fabulosas que agregaran algo único a tu intercambio académico.

Al conocer nuevas personas, podrás entender el mundo desde otras perspectivas, culturas e ideas diferentes a las tuyas con lo que tu conocimiento será más grande. Podrás aprender o practicar otro idioma, que al cabo de unos meses, dominarás sin problema alguno.

 

La Anáhuac abre un mundo distinto a sus alumnos

 

Si no quieres irte a otro país, tenemos otra opción para ti: la movilidad nacional, que es parte de nuestros intercambios culturales modalidad en la que puedes pasar un semestre o un año entero en otro campus de la Red y conocer nuevas personas que ya comparten algo en común contigo: la Universidad Anáhuac. Probablemente quieras tomar un diplomado exclusivo en el campus de Cancún, te gustaría realizar investigación en el campus Norte de CDMX o entrar en el Programa de Liderazgo en campus Querétaro.

Con la movilidad académica, también tienes la oportunidad de realizar tus prácticas profesionales en otra ciudad para iniciar, reforzar o ampliar tu conocimiento en el campo laboral. Estarás un paso adelante de tu futura competencia.

Nuestra mejor recomendación para que conozcas lo grandioso de tomar la movilidad académica, es consultarlo con otros estudiantes que ya hayan vivido la experiencia: qué aprendieron, cuánto tiempo tardaron en adaptarse, qué requisitos se necesitan, e incluso, te podrán dar sus mejores consejos para que tu viaje sea más sencillo y puedas disfrutar cada momento. Recuerda que todos los miembros de esta gran Red Anáhuac estamos para apoyarte a lo largo de tu camino.

En la  Red de Universidades Anáhuac procuramos que cada detalle te ayude a que tengas un gran futuro, y nuestros intercambios académicos son un ejemplo de ello. El conocimiento no solo se adquiere, se vive dentro y fuera de los salones de clases.

Conoce más acerca de nuestros intercambios, qué universidades participan y cuáles son los requisitos que necesitas para ello aquí.

 

El intercambio universitario que me abrió las puertas del mundo.

Cada año, 16,700 alumnos mexicanos se van a estudiar a otra parte del mundo, y ahora era mi oportunidad.

La oportunidad de conocer otra cultura, te da las armas para ser el mejor profesional en un mundo globalizado.

Antes de elegir una universidad, tenía muy claros mis objetivos: quería prepararme profesionalmente en una escuela de calidad que me brindara la oportunidad de convertirme en una mejor persona, pero que también pudiera ofrecerme una beca que me abriera las puertas del mundo.

Después de comenzar con mi educación universitaria estaba segura de cuál sería mi siguiente paso: ¡conquistar el mundo!

Tenía como opciones, 18 países a los cuales podía viajar, pero como lo que más me emocionaba era conocer Europa, me decidí por un intercambio en España. La Universidad Francisco de Vitoria, en Madrid, se convertiría en mi casa por un año.

Cada año, 16,700 alumnos mexicanos se van a estudiar a otra parte del mundo, y ahora era mi oportunidad. Formar parte de este grupo de alumnos, me ayudó a mejorar mi perfil de egresada con 5 cosas que experimenté durante mi estancia en España.

Ser alumna de intercambio estudiantil, fue una experiencia multicultural, pues no sólo conocí y experimenté algunos aspectos de la vida en Madrid, mis nuevos roomies me abrieron los ojos a cosas que suponía de sus países, pero que no del todo me eran ciertas. ¿Sabían que los chilenos dicen “ando con monos” cuando están enojados?

Convivir día a día con ellos me brindó la oportunidad de conocer otros idiomas: aprendí un poco de italiano, algunas frases en japonés; mientras que yo les enseñé cosas de nuestro idioma y… ¡mmm, la comida! Todos cocinamos platillos típicos de nuestro país de origen.

Mi sueño es un día poder construir complejos arquitectónicos que además de bonitos sean seguros, y asistir a la Facultad de Arquitectura y Diseño me dejó aprender con herramientas de última generación, así como un modelo de trabajo en equipo distinto al que había conocido hasta entonces.

La estancia en otra universidad es una experiencia académica enriquecedora, ya que no sólo aprendes de profesores y compañeros, sino también de egresados que ya están proyectando su trabajo en distintas partes del mundo, y que comparten contigo las bases para brillar en este mundo globalizado.

Estar en un país diferente te ayuda a comprender que cada realidad es distinta y los objetivos y logros de cada quien, alimentan el crecimiento profesional de otras personas.

Recibir una beca para ir al extranjero y tener la oportunidad de experimentar otro modelo educativo, es algo que te hace crecer mucho, es importante tratar de participar en todas las actividades lúdicas, artísticas, culturales, sociales y deportivas. ¡Es algo que alimenta tu vida escolar y crea relaciones para el futuro!

Además de la experiencia académica, tuve tiempo de recorrer España con mis nuevos amigos, conocer los puntos de interés de la ciudad e incluso viajar a algunos países cercanos para explorar un poco. ¡Cada día descubrí algo nuevo! El estar acompañada de personas originarias del país, hizo cada salida más divertida y enriquecedora. Nunca había vivido sola, lejos de mis padres, y ahora no sólo los había dejado por un año, sino que además estaba a una distancia en la que no podrían acudir en mi auxilio en cualquier momento. Me hice responsable de mí, aprendí a cocinar cosas más elaboradas, a ser más social y tolerante con las costumbres y hábitos de los demás, aunque me sentía muy segura en ese lugar, también aprendí a cuidar de mí.

Irme de intercambio universitario me cambió la vida, descubrí que soy capaz de hacer más de lo que imaginaba, aprendí de los expertos en mi área. Pisar otro espacio del mundo me hizo valorar muchas cosas y sentirme aún más comprometida para hacer con mi profesión un mundo mejor para el futuro.

La Universidad Anáhuac siempre estuvo ahí para impulsarme a perseguir mi sueño, confió en mis capacidades y me guió en el proceso, desde el momento en que comencé con el trámite hubo alguien a mi lado para orientarme hacia las mejores opciones, pensando siempre en el camino que me ayudara a llegar a donde me propongo.. Sin duda, un lugar que te empuja a formarte en todos los ámbitos, merece que regrese para compartir con ellos lo vivido y motivar a los demás a explorar sus habilidades en otro país.

Dense la oportunidad de conocer el mundo, abracen sus sueños y vivan esta experiencia que les puedo asegurar, ¡será inolvidable!

¿Quieres más información para vivir una experiencia de intercambio?

La magia de perseguir tus sueños

Cuando somos niños soñamos con tener una vida futura llena de aventuras, días inolvidables que nos hagan recordar cosas extraordinarias. Con el tiempo nos damos cuenta que la rutina, el tiempo, las responsabilidades y las obligaciones pueden llegar a romper un poco “ese algo” fantástico que esperábamos con ansías. Aquí el reto es, primero, realmente amar lo que hacemos, porque  ¿a quién le gusta trabajar en algo en lo que no es feliz?, ¿en lo que no se siente pleno? o ¿estudiar algo que no le apasiona?

Cuando encontramos lo que realmente nos apasiona, por un muy simple o sencillo que parezca, nuestro camino de aprendizaje se vuelve más ligero, emocionante y en cada paso que avanzamos, encontramos una sorpresa. Algo así como cuando eras niño. ¿Te acuerdas a qué te querías dedicar “cuando fueras grande”? ¿Qué era lo que más te gustaba hacer? ¿Bailabas, jugabas fútbol o pintabas? ¿A dónde querías ir de vacaciones? ¿O en dónde querías vivir de grande?

Abraham Kanán, estudiante del quinto semestre de la licenciatura en Dirección de Empresas en Entretenimiento del Universidad Anáhuac México Campus Sur, cumplió el sueño de millones de niños (y no tan niños) en el mundo: vivir y trabajar en Walt Disney World ¡durante seis fabulosos meses!

¿Te imaginas todo lo que pasa dentro de este parque, uno de los más grandes e importantes del planeta?

Son más de 12 mil hectáreas en donde encontrar cómo aplicar todo lo que hasta ahora has aprendido.  Pero, ¿cómo llegó Abraham a colaborar en Disney World? Entrevistamos a Abraham para que nos contara todo sobre esta mágica experiencia.

Abraham ha buscado estar en Disney durante toda su vida, no es algo que se haya dado al azar o un gusto repentino. “Desde que tengo 10 años, he estado realizando actividades, haciendo cosas que me permitirían crecer como persona, y  que me prepararán para este momento”. Y tantas eran las ganas de Abraham de entrar, en un inicio, al Programa de Verano de Disney que incluso tomó la decisión de cambiarse de universidad y carrera porque no tenía esta opción. Soñar es sencillo, hacer sacrificios y cambios por ello, no siempre.

Gracias a sus años de esfuerzo, dedicación y estudio de esta marca, los encargados del área de intercambios de la Universidad Anáhuac decidieron que Abraham tomara, no el curso de verano como lo tenía planeado, ¡sino todo un semestre! Y así empezó el proceso para ingresar.


Desde que tengo 10 años, he estado realizando actividades que me prepararan para este momento.

disney_abraham

Con Abraham, como él lo menciona, todo fue mágico y el programa parecía hecho para él. En su primera entrevista le hicieron un comentario que en otras ocasiones había escuchado: “la actitud y la pasión que tienes se ve en pocas personas”.

Si cualquiera lo escucha hablar de este sueño, estamos seguros que tendría la misma opinión.

Cuando le preguntamos a Abraham si había pensando en otras opciones de intercambios, para él nunca las hubo. Tenía claro qué era lo que estaba buscando y que Disney era y es el lugar en el que quiere estar.  No es sólo un programa o una experiencia: es una meta de vida.

Además de aprender todo lo relacionado al servicio al cliente y la industria del entretenimiento durante esta experiencia Disney, este programa internacional permite a sus participantes vivir dentro del parque en departamentos con otros dos o tres compañeros universitarios de diferentes países.

Es un programa como ningún otro. No llegas a vivir solo, no llegas a vivir con otra familia. Realmente viviendo aquí me di cuenta que es un programa como ningún otro. Es un programa intensivo. Vives dentro de Disney con otros roomies de otros países. Aprendes sobre aceptación, tolerancia de otras culturas. Aprendes a comunicarte, a llegar a acuerdos. Cómo resolver los problemas.  

La educación que se tiene es integral y correlacional: se aprende de la industria y otras culturas, prácticas otro idioma y comienzas a ser aún más capaz de cuidar de ti.

“He crecido mucho como persona, ahora entiendo porqué me recomendaron tomar este programa. Es algo que no hubiera hecho con otro intercambio. Todo es muy integral. He tenido crecimiento curricular, académico y  personal”.

Abraham nos compartió que en este programa la responsabilidad juega un papel importante: hay dos días libres a la semana y la mayoría de las veces los participantes tienen clases esos días, en las cuales aprenden más sobre Disney, su historia y modelo de negocio. Sí, todas las asignaturas son en inglés, por ello este idioma es un requisito obligatorio. Aprendes a administrar tus tiempos entre trabajo, clases, tareas y estudio. ¿Suena a mucho en poco tiempo, verdad? Y así es.

Como los participantes realizan una labor verdadera, esta labor es remunerada.Por cada hora de trabajo se pagan 10 dólares, pero hay que cubrir gastos como renta, comidas, diversión, impuestos. Este tipo de experiencias también fomentan y ayudan a la administración de los recursos, el cuidado de un trabajo real y el costo del esfuerzo que éste requiere. “Al final del día, la administración es clave”, dice Abraham, convencido de que éste fue uno de los aprendizajes más grandes. Algunos amigos de Abraham han ahorrado; él ha disfrutado del parque, restaurante y sus atracciones, pues, asegura: “Fui a disfrutar el momento”.

Cuando le preguntamos a Abraham sobre cuál ha sido el reto más grande que ha tenido este viaje,  su respuesta fue clara: “siempre están, pueden ser retos pequeños, como el hecho de no pude tomar mi autobús para el trabajo y tengo que resolverlo, hasta retos como extrañar mi casa, sentir presión...Mi mayor reto es el programa como tal. El reto más fuerte del programa está por venirse… regresar y que termine la experiencia”.

Aunque los días malos siempre van a existir, Abraham nos cuenta que estos momentos se olvidan cuando interactúa con los más pequeños, y el hecho de verlos sonreír y “crear magia”, cambian todo. Este entusiasmo, pasión y compromiso en su labor del día a día, han hecho acreedor a Abraham de diferentes reconocimientos a lo largo de su estancia y que sea un ejemplo para toda la comunidad Anáhuac.

“El mejor consejo que les puedo dar, es ser tú mismo. La sinceridad e inocencia que tenemos por default, y esa cosa que nos hace únicos a cada quien, es lo que, no solo Disney sino todos están buscando, personas que logren hacer un cambio, por más pequeño que sea”.

Con este gran ejemplo,  queremos que tú también persigas y consigas tu sueños, no importa cuán grande sean, porque en la Universidad Anáhuac estaremos orgullosos de ser parte de esa búsqueda y ese camino.

Así como Abraham, conoce, anímate y vive uno de los  intercambios académicos que tenemos para ti . Síguenos en nuestras redes sociales para que conozcas otros testimonios de grandes aventuras y aprendizaje.

 

 

 

Suscribirse a INTERCAMBIOS