Skip to main content

¿QUIÉNES SOMOS?

El Área de Capital Humano tiene como finalidad la búsqueda de personal comprometido con los valores de la Institución y que a través del desarrollo de sus talentos contribuyan al cumplimiento de la misión. Proporcionar a sus colaboradores las condiciones más adecuadas para que encuentren dentro y fuera de la Universidad un ambiente de seguridad y así favorecer su óptimo desarrollo personal y profesional.

PERFIL DEL PERSONAL ANÁHUAC

Es una persona que conoce el Ideario y la Misión Institucional, aprecia la Identidad Católica de la Universidad y sus implicaciones y se compromete con su realización. El perfil del Personal Anáhuac consta de diez puntos, los cuales a su vez dependen de los objetivos formativos:

Posee un concepto de ser humano que valora, respeta y promueve la dignidad de la persona como valor intrínseco y fundamental desde la perspectiva individual y social.

Posee un concepto de ser humano que valora, respeta y promueve la dignidad de la persona como valor intrínseco y fundamental desde la perspectiva individual y social.

Enriquece su actividad docente con referencias culturales, las cuales acercan al alumno a la herencia humana común.

Enriquece su actividad docente con referencias culturales, las cuales acercan al alumno a la herencia humana común.

Está convencido de la existencia de la verdad y de la posibilidad de alcanzarla, tanto en lo personal como por la actividad común, por lo cual desarrolla una estrategia de enseñanza que privilegia la objetividad, la reflexión y la sistematización.

Está convencido de la existencia de la verdad y de la posibilidad de alcanzarla, tanto en lo personal como por la actividad común, por lo cual desarrolla una estrategia de enseñanza que privilegia la objetividad, la reflexión y la sistematización.

Es un líder que transforma la realidad hacia el bien y que orienta su docencia hacia la formación personalizada de líderes de acción positiva, que humanicen la vida familiar, la comunidad, la profesión, las instituciones y la sociedad.

Es un líder que transforma la realidad hacia el bien y que orienta su docencia hacia la formación personalizada de líderes de acción positiva, que humanicen la vida familiar, la comunidad, la profesión, las instituciones y la sociedad.

Es un experto en su área de especialidad, se mantiene actualizado, conoce la realidad de la profesión; procura la adquisición de conocimientos y el desarrollo de habilidades que demanda el perfil profesional; es exigente en la formación propia y de sus alumnos; y conoce y aplica las normas institucionales, reconociendo su sentido.

Posee una gran capacidad de comunicación y empatía con los alumnos; maneja un vocabulario amplio, correcto y preciso; estimula en sus alumnos la adquisición de buenos hábitos de lectura y de expresión oral y escrita; motiva a sus alumnos y está abierto al diálogo; ejerce su autoridad con sabiduría y justicia.