Pasar al contenido principal

NOMBRE SECCIÓN

Cruzar la frontera para cambiar el mundo, Dr. Quiñones, nuevo Honoris Causa de la Anáhuac

4 Octubre 2019 / 16:21 hrs
  • Compartir
  • Enviar
  • Texto

Reconocemos así las aportaciones del Dr. Quiñones, nuevo Honoris Causa de la Anáhuac, excepcional en el campo de las neurociencias a nivel internacional y su generosa ayuda a los más necesitados.

Muchos son los dreamers que abandonan su país de origen en busca de la materialización del “sueño americano” y se adentran a las fauces de un monstruo al que le hacen frente únicamente con el patrimonio que llevan a cuestas.

¿Salir adelante en un país donde ya no cuentan con la protección de su nacionalidad es cuestión de suerte? Para el Dr. Alfredo Quiñones Hinojosa, mejor conocido como Dr. Q, quien a los 19 años dejó su pueblo en las afueras de Mexicali, Baja California, para convertirse en un trabajador ilegal en los campos de Estados Unidos, creer en uno mismo y “aprender a soñar”, es la clave del éxito.

Esta mañana, la Universidad Anáhuac México reconoció las aportaciones de este mexicano excepcional en el campo de las neurociencias a nivel internacional, su compromiso con los valores humanos y su generosa ayuda a los más necesitados con la entrega del Doctorado Honoris Causa.

El Aula Magna del Campus Norte recibió en una ceremonia solemne al Dr. Quiñones, un hombre de origen humilde que trabajó como pintor, soldador, ferrocarrilero, mecánico y pizcador de algodón, y que se convirtió en uno de los 100 hispanos más influyentes del mundo de acuerdo con la revista Forbes en 2015.

La increíble historia de este hombre de 51 años de edad, quien en su juventud practicó boxeo y consideró a Muhammad Ali como su héroe, hoy inspiradora a cientos de jóvenes estudiantes a seguir adelante y a esforzarse, puesto que "el trabajo duro supera al talento cuando el talento no puede trabajar duro".

Acompañado por nuestros alumnos, autoridades académicas, administrativos y medios de comunicación, el Dr. Alfredo Quiñones, jefe de Neurocirugía de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, recordó que para poder vencer al mal con el bien, tenemos que soñar y ejecutar nuestros sueños.

“Cada uno de ustedes tiene el poder de soñar y cambiar el mundo, tienen el poder de imaginar un mundo mejor, y a veces son las personas que nadie imagina las que hacen cosas que nadie se puede imaginar”, agregó.

El también receptor de nuestro primer Premio ALPHA y autor del libro Dr. Q: la historia de un jornalero que se convirtió en neurocirujano, aseguró que México y su gente tienen mucho que dar y añadió que “México es un país lleno de gente bondadosa, humilde y trabajadora. Ustedes tienen el poder de salvar el mundo, el poder de imaginar un mundo mejor”.

 

Finalmente, agradeció el Doctorado Honoris Causa que le otorgó de nuestra Universidad con las siguientes palabras: “Gracias a todos ustedes por mirar lo que muchos otros no se pueden imaginar, por hablar fuerte, por tener el coraje de admitir sus errores, por soñar y ejecutar sus sueños, por formar puentes cuando muchos quieren formar barreras, por conservar su humildad, por tratar de vencer la ignorancia con la ciencia, por derrotar la injusticia con el bien de la caridad, por vencer al mal con el bien. Gracias por entregarme este reconcomiendo que lo recibo en nombre de mi padres, de mi esposa y de mis hijos, de mis pacientes y sus familias, y de todo mi equipo en la Clínica Mayo, de todos aquellos que necesitan saber que la esperanza es más fuerte que el temor y que el miedo lo confrontamos con esperanza”.    

Durante su intervención, nuestro Rector, el Dr. Cipriano Sánchez García, L.C., recordó que el Dr. Q es un científico y una persona que rompió las fronteras y que nos dice a todos que también las podemos romper.

“Su historia nos habla de ir más allá de las fronteras de la vida. En eso usted es un maravilloso ejemplo. Usted nos enseña que no hay nada escrito, que no hay nada determinado, que no hay nada que tenga que ser vivido como una condena", aseveró.

También explicó que la Anáhuac reconoce su valor de vida, de su ser y de su hacer, "para nosotros es un honor saber que entre nuestra comunidad hay personas que hacen de la ciencia su modo de vencer no solo la ignorancia, sino a la vez encontrar el modo de estar más cerca de sus hermanos más necesitados".

Su increíble y apasionante testimonio de vida y profesional permiten ver la calidad humana que posee este incansable investigador, quien busca una cura contra el cáncer cerebral, una de las enfermedades más devastadoras que afectan, de acuerdo con él, “al órgano más hermoso de nuestro cuerpo”.

La perseverancia que posee para superar las dificultades y su destacada trayectoria, sin olvidar su origen humilde, llevaron a fundar y presidir Mission: BRAIN, la fundación sin fines de lucro que ha impulsado la realización de cirugías complejas a personas escasos de escasos recursos en México y el mundo.

Aunque su trayectoria no ha sido nada sencilla, la historia del inmigrante de 19 años que estudió inglés y que con esfuerzos se convirtió en profesor asociado de Cirugía Neurológica, profesor asociado de Oncología, director del Programa de Cirugía de Tumores Cerebrales en Johns Hopkins Bayview Medical Center y director del Programa de Cirugía Pituitaria en el Hospital Johns Hopkins, demuestran que con pasión y dedicación se pueden alcanzar los sueños de superación.

Más información:
Vicerrectoría Académica
Mtro. Rubén Esqueda Acton
resqueda@anahuac.mx

 

  • Compartir
  • Enviar
  • Texto