Pasar al contenido principal

Una nueva forma de leer en la era digital

Noticia Boletín
Desactivado
Una nueva forma de leer en la era digital

Con la llegada de las pantallas a nuestra vida, comenzamos a leer más todos los días.

 

El desarrollo digital ha cambiado a la sociedad y la forma en la que interactúa, esto también ha afectado a uno de los medios de comunicación más antiguos, los libros, los cuales han sido desplazados por las pantallas.


Manuel de Amo y Anastasio García-Roca sostienen en el estudio “Nuevas formas de leer en la era digital: de la hiperficción a las comunidades”, que las pantallas ya han ocupado el centro del polisistema cultural, por lo que han provocado que los textos literarios se diversifiquen y se reproduzcan en lectores electrónicos, las pantallas de las computadoras, los teléfonos inteligentes, las tabletas, entre otros.


Gracias a esta variedad, los lectores pueden elegir la plataforma que más se adapte a sus necesidades, y también se está dando otra transformación, que es la que realizan los autores en sus escritos para adaptarlas a esos medios, por lo que la naturaleza de los textos también ha evolucionado.


Sin embargo, hay que dejar en claro que, aunque estas nuevas plataformas de lectura han aparecido, no necesariamente han sustituido a los libros tradicionales.
Manuel de Amo menciona que por ahora los libros electrónicos no han hecho que dejen de imprimirse libros, pero sí ha modificado el proceso creativo, la distribución y recepción de la información.

 


Los riesgos de la era digital en la forma en que leemos
Con la llegada de las pantallas a nuestra vida, comenzamos a leer más todos los días. La mayoría de las personas tienen la rutina de levantarse y leer los mensajes que recibieron por medio de WhatsApp.


Luego, es común que mientras se realizan actividades como cepillarse los dientes, ir al WC y desayunar, se esté revisando las noticias del día o leyendo información de amigos o compañeros en redes sociales.


Esto era algo que antes no pasaba, sin embargo, esas lecturas rápidas han comenzado a modificar el cerebro, y ahora leer novelas largas resulta casi imposible.


La neurocientífica cognitiva Maryanne Wolf, autora del libro Lector, vuelve a casa: El cerebro lector en el mundo digital, sostiene que las nuevas tecnologías han hecho que las personas pierdan la paciencia cognitiva.


La escritora menciona que estos cambios en la forma en que consumimos la información están haciendo que los lectores no se puedan concentrar en leer novelas largas y complejas, porque ya se transformó la forma en la que se procesa la información.


Revisar constantemente el teléfono, ver redes sociales, leer solo fragmentos de noticias, está provocando que la información se procese de forma más rápida.


El costo puede ser muy alto, ya que cuando alguien se dispone a leer un texto complejo, las distracciones del mundo digital resultan muy tentadoras. Esto está terminado con la concentración y, según Wolf, se corre el riesgo de dañar esa parte del cerebro que permite los procesos de análisis complejos.


No todos los científicos sociales son tan catastróficos como Maryanne Wolf, por ejemplo, Enrique Villalba, profesor de Humanidades de la Universidad Carlos III de Madrid, mencionó en una entrevista con el diario El Independiente que son años de transición y los efectos de las nuevas formas en las que se lee se verán en algunos años.


Villalba también asegura que, pese a que muchas personas leen todos los días en sus móviles, nunca han leído un libro electrónico en su totalidad.

 


Las comunidades lectoras
La revolución digital ha hecho que proliferen las comunidades lectoras y escritoras que, según explica Manuel de Amo, leen, comentan, amplían, recrean, imitan, homenajean y parodian los textos que consumen.


Foros o redes sociales especializadas se han convertido en el punto de reunión de una comunidad lectora que proviene de diferentes partes del mundo.


De tal forma que los textos que consumen se convierten en un lazo que los une en una comunidad y eso ha hecho que más personas compartan sus lecturas, la forma en las que las interpretan, expongan sus dudas o teorías y hasta lleguen a crear sus propias historias con los personajes de esos textos, los llamados fanfiction.  


De Amo sostiene  que la lectura se convierte en el catalizador de nuevas actividades sociales y creativas donde los miembros de la comunidad actúan como una auténtica inteligencia colectiva.


Y así, a la forma de leer, ya sea de forma impresa o digital, se la añadido un nuevo componente virtual: las fanfiction, que ya no son cualquier cosa, uno de los libros más vendidos, Cincuenta sombras de Grey, escrita por E. L. James y que luego se convirtió en una saga literaria y cinematográfica, surgió precisamente como una expansión de Crepúsculo, de Stephenie Meyer.

 

¿Impreso o digital? La nueva forma de leer en esta era no solo ha hecho que el papel sea menos requerido, sino que también ha transformando la forma en la que se crea la literatura.

 


La evolución en los textos
Los creadores de literatura han tenido que adaptarse poco a poco a las nuevas formas en las que las personas leen.


Poco a poco se han ido realizando cuentos en realidad aumentada, en los que lo único necesario para leer es un teléfono inteligente, de esta forma se integran elementos virtuales con los físicos del mundo real.


Otro ejemplo son las narrativas transmediáticas, como el caso de Pomelo y Limón, una novela de Begoña Oro, que para poder ser leída íntegramente requiere que el lector use las redes sociales u otras plataformas para completar el argumento.


Para los lectores más jóvenes existen los cuentos con animaciones, por lo que la lectura se hace más amena y atractiva, ya que con esta forma de interacción se capta más la atención.


También existen los cuentos interactivos, que contiene varios elementos visuales y sonoros que reaccionan de forma táctil y que tienen un gran peso en el desarrollo del argumento, y no solo son simples adornos.


Por último, encontramos a los videojuegos narrativos, ya que contar historias profundas también es posible con los juegos de video, uno de los ejemplos más destacados es “Florence”, en el que la narrativa guía por la vida de una joven pareja de una forma espectacular, amena, sonora e interactiva.


En la Universidad Anáhuac México trabajamos en nuestro Plan Estratégico 2020-2024, en donde impulsamos una cultura universitaria de constante innovación centrada en la persona, con una visión creativa, colaborativa, propositiva y abierta al cambio, por lo que te compartimos este tipo de artículos que buscan decirte cómo utilizar de manera estratégica, responsable y ágil las tecnologías digitales.
 

 

Más información:
Innovación y Transformación Digital
Comité Editorial de Tecnologías de la Información
ceti@anahuac.mx