Pasar al contenido principal
México / Noticias / ¿Cómo vivir la Semana Santa en casa?

¿Cómo vivir la Semana Santa en casa?

¿Cómo vivir la Semana Santa en casa?

La pandemia del COVID-19 ha puesto a prueba a México y el mundo, y como católicos nos preguntarnos cómo vivir la Semana Santa en casa.

En la Universidad Anáhuac México trabajamos por la seguridad y la salud de todos quienes conformamos la comunidad universitaria, es por eso que te compartimos recomendaciones para tu cuidado y el de tu familia, así como reflexiones de los miembros de Pastoral Universitaria para saber cómo vivir la Semana Santa en casa durante la pandemia del COVID-19.

¿Cómo vivir la Semana Santa en casa?
Esta semana recordamos y participamos en los acontecimientos que llevaron a cabo nuestra redención, es decir, en la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Este año, podemos, de manera especial, unirnos a Cristo por medio de la meditación y la contemplación.

Es un tiempo para sintonizar nuestro amor con el de Cristo, desde el Domingo de Ramos, recordando cómo es aclamado como el Hijo de David, un Rey que se presenta de manera humilde y a quien podemos ofrecer la soberanía de nuestro corazón.

Domingo de Ramos

¿Cómo vivir el Domingo de Ramos?
Hoy recordamos a Jesús montado en un burro subiendo por las calles de Jerusalén, llenas de gente aclamándolo con ramos y poniendo mantos y tapetes de colores en el camino. Jesús sabe que más adelante en su camino habrá dolor, pero ahí va.

Ver a Jesús así es para nosotros un gran ejemplo. Toda nuestra vida es también un camino de subida a Jerusalén, para llegar a la Casa de Dios. Además, reconocer el secreto de este camino, que es Jesús mismo que nos dice: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Como dice Pedro: “Señor, ¿a quién iremos?”, ya sabemos.

La invitación de Jesús es muy clara para este día: que aceptemos con decisión nuestro camino de cristianos, aunque a veces implique sufrimiento. Al aceptar el sufrimiento en nuestra vida, llenamos de sentido nuestro Camino, que es Jesús.

Para el lunes, martes y miércoles de esta Semana Santa, podríamos dar un repaso a los evangelios de la Pasión, o bien, a los cánticos del Siervo doliente de Isaías (capítulos 49 a 53), que ya anunciaban a un hombre, un manso cordero que cargaría con nuestros pecados para hacernos recuperar la amistad con Dios.

¿Cómo vivir el Jueves Santo?
Recordar el amor que Jesús nos tuvo al obsequiarnos, durante la última cena con los suyos, dos grandes regalos: quedarse en la Eucaristía y la Institución del sacerdocio. Agradecer por este don del que, con tanto dolor, nos estamos privando en este tiempo: la Eucaristía, decirle cuánto le agradecemos, cuánto lo deseamos y acompañarlo en Getsemaní, en la entrega de todo su ser al Padre.

¿Cómo vivir el Viernes Santo?
Este es el día en que recordamos que Jesús dio su vida por nosotros. El Hijo de Dios, que es entregado para rescatar al esclavo, como canta el pregón pascual.

Es el día para poner nuestros ojos en “Aquel a quien traspasamos” (Zac. 12,10). La Iglesia nos invita a vivir este día con ayuno y abstinencia. Podemos acompañar a Jesús con el rezo del viacrucis, donde seguimos sus pasos hacia la Pasión. O bien, recordar las “Siete palabras”, es decir, las siete últimas frases de Jesús antes de morir y meditarlas, preguntándonos qué nos dice con cada una de ellas. O bien, participar de la Celebración de la Pasión, uniéndonos a alguna celebración a través de los medios digitales de comunicación.

Lo importante es que nuestro corazón esté unido al del Señor para entender, más profundamente, la infinita misericordia, el inmenso amor que Dios nos tiene para agradecer, adorar y corresponder con nuestro amor.

Es tiempo para pedir a María que nos lleve al pie de la cruz, como llevó a Juan y a Magdalena, para poder acompañarla y consolarla el sábado y esperar con ella, con confianza y paz, la gozosa noticia de su Resurrección, de la victoria de la gracia sobre el pecado, de la vida sobre la muerte. Saber que somos amados y que nada ni nadie nos puede separar del amor de Dios, en Cristo Jesús, nuestro Redentor.

Domingo de Resurrección

*Con la colaboración de los P. César Hernández Rendón, L.C.; P. Sergio Salcido Valle, L.C.; P. Daniel Zorrilla, L.C; y Martha Hernández.

 

Más información:
Dirección de Pastoral
Campus Norte
P. César Hernández Rendón, L.C.
cesar.hernandezre@anahuac.mx

Campus Sur
P. Sergio Salcido Valle, L.C.
padre.sergio@anahuac.mx

Tipo Noticia
PASTORAL
Noticia_institucional
Activado
Noticia Principal
Activado